Sólo uno de cada diez jóvenes aragoneses se plantea crear su propia empresa

Sólo el 10,3% de los aragoneses entre 16 y 35 años se plantea crear una empresa a corto o medio plazo, según el estudio sobre la vocación emprendedora de los jóvenes de la comunidad realizado por las Cámaras de Comercio e Industria. Entre las razones que llevan a un joven a emprender, destaca convertirse en su propio jefe, mientras que el principal motivo que frena la creación de una empresa es la falta de dinero. Las Cámaras de Comercio son la primera opción de los futuros emprendedores a la hora de asesorarse para crear una empresa, según confirma el estudio.

El informe ?Vocación emprendedora de los jóvenes aragoneses?, realizado por Motio Consultores para las Cámaras de Comercio, recoge una muestra de 1.100 personas de Zaragoza, Huesca y Teruel, tomada durante el I Salón de Educación, Formación y Empleo (EYE-2005) del 5 al 8 de mayo. La significación estadística del estudio resulta muy notable, gracias a un nivel de confianza del 95%.

Los resultados permiten comprobar que la posibilidad de crear una empresa resulta atractiva para los jóvenes (al 55,7% les gustaría), pero la disposición a emprender va bajando con la edad. Siempre se ve como algo a realizar a largo plazo, que después se olvida. Entre quienes tienen clara la creación de una empresa, los hombres muestran mayor disposición que las mujeres (14,1% frente a 8,1%).

Las Cámaras de Comercio han detectado a través del estudio que existe escasa formación específica destinada a la creación de empresas: sólo un 23% de los entrevistados la ha recibido, sobre todo en la Universidad (el 42,2% de los casos). En centros de Formación Profesional (15,7%) y colegios (14,2%), el porcentaje es mucho menor. Las iniciativas preferidas por los jóvenes para emprender corresponden a pequeños negocios, como hostelería (bares o restaurantes), tiendas, peluquerías o academias de estudios, además de empresas de informática. Sin embargo, se advierte una creciente tendencia a atender nuevos nichos empresariales, como las empresas turísticas y las casas rurales, las guarderías, los animadores socio-culturales o las consultas de fisioterapia. La fórmula preferida es constituir una nueva sociedad (50% de los emprendedores), aunque también destaca la franquicia (21,9%). Más lejos quedan los autónomos o la continuación del negocio familiar. La mayoría de los encuestados estima que la inversión necesaria para poner en marcha su negocio se sitúa entre 12.000 y 30.000 euros. La Bolsa de Empleo preferida es la del Instituto Aragonés de Empleo (Inaem), el 58,2% de los casos, seguido de las empresas de trabajo temporal, el 30,5%; la Universidad, el 19,8%, y el Servicio Cameral de Orientación Profesional (SCOP), el 16%.

Un 28% de los jóvenes simultanea los estudios y el trabajo, mientras un 33% de los que estudian a la vez buscan también un trabajo. En esta línea, entre los jóvenes que se plantean trabajar, una tercera parte (33,8%) lo hará por cuenta ajena, frente al 27,2% que quiere opositar. Sin embargo, entre las mujeres es igual el porcentaje de jóvenes que quieren opositar o trabajar por cuenta ajena (31,5%). Un 2% continuará el negocio familiar.

Comentarios