Los turistas que van por libre, podrían tener que pagar para entrar en la Catedral de Huesca

2005071414 catedral turistas.jpg

La comisión de Patromonio de la Diócesis de Huesca mantuvo en estos días una reunión en la que se decidió estudiar cómo conseguir una mayor racionalización en las visitas de la Catedral de Huesca y el Museo Diocesano. Se trataría, en fin, de regularlas, para aquellos turistas que visitan estos monumentos fuera de las rutas guiadas incluidas en un convenio firmado entre el ayuntamiento de Huesca y el Obispado, y que ya pagan su entrada.

La regulación pasaría por marcar unos horarios que fueran para el culto y la liturgia, y otros para el turismo, con la obligatoriedad de adquirir un ticket para visitar el templo. Hay que recordar que la catedral está, habitualmente, abierta desde primera hora de la mañana, hasta las 7 de la tarde. Los turistas entran y pasean por el templo, contemplándolo, se acercan a la puerta del museo y, cuando se les informa de que deben sacar un ticket, se van, sin disfrutar de un lugar magnífico. A ello se añade que la catedral tiene un horario litúrgico, que habría que compaginar con un horario cerrado para las visitas turísticas con ticket.

En la actualidad se está acondicionando el vestíbulo de la Parroquieta, que sería el punto por el que los visitantes entrarían, y no por la puerta de la Catedral. El responsable de patrimonio de la diócesis, José Mª Nasarre, recuerda que el mantenimiento, tanto de la catedral como del museo supone un déficit notable para la diócesis. Por ello, y dado que las visitas guiadas del ayuntamiento funcionan perfectamente, se pretende que aquellos que van por libre, aporten el dinero que cueste el ticket para ayudar a ese mantenimiento.

El cobro de entrada para visitar la catedral de Huesca conllevará, también, poder subir a visitar la torre, desde la que hay unas vistas magníficas de Huesca y la Hoya. Se ha dispuesto iluminación en toda la escalera, y ahora se está protegiendo y arreglando para que el acceso sea digno.

Todo esto, en todo caso, es todavía un proyecto. Hay tres instituciones que inciden en el edificio de la Catedral: Cabildo, Parroquia y Museo. Ahora será el momento de llegar a consensos y de regular las responsabilidades de cada una.

Comentarios