CCOO alerta sobre el precio del crudo, ya que va a frenar a la economía aragonesa

Los precios crecieron en Aragón un 0,2% durante el mes de junio, con lo que la inflación acumulada en los seis primeros meses se ha incrementado un 2% y la tasa interanual de los doce últimos meses se coloca en el 3,2%, una décima por encima de la media española. La inflación subyacente del último año, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, aumenta en una décima y se sitúa en el 2,5%, lo que resulta suficientemente ilustrativo del efecto que está teniendo la escalada mundial de los precios del petróleo en la economía y en el sistema de fijación de precios.

El impacto de los precios del crudo se puede ver en la evolución de los distintos grupos de bienes y servicios que integran el IPC. Al igual que ocurre en el IPC nacional, los grupos más inflacionistas han sido el transporte, con un incremento en sus precios del 0,8%, seguido por la vivienda, el sector de ocio y cultura y el de hoteles, cafés y restaurantes con una subida del 0,5% todos ellos. Por provincias, Zaragoza registró un incremento de los precios del 0,2%, mientras que en Huesca fue del 0,1% y Teruel creció una décima por encima de la media hasta el 0,3%.

La práctica coincidencia de los datos de la evolución de precios con la media española muestra la interrelación existente en el comportamiento de los precios de Aragón con el resto del Estado, algo que no ocurre con otras economías de nuestro entorno ya que una inflación del 3,2% nos sitúa un 1,30 puntos por encima de la media armonizada de los países europeos y como el cuarto país más inflacionista de la UE después de Letonia (6,5%), Luxemburgo (3,7%) y Hungría (3,5%). De entre los países de zona euro, España es el segundo país más inflacionista y, lo que es peor aún, aumenta la brecha que nos separa de la media comunitaria cuando en julio de 2004 la diferencia era de un punto.

Para CC.OO.-Aragón resulta perjudicial para los intereses de la economía y de los trabajadores el crecimiento de los precios en el mes de junio. La tasa de inflación se sitúa como una de las más elevadas del continente, con los efectos negativos que tiene sobre la competitividad de nuestro sector productivo y la creación de empleo. De los datos observados, parece que nuestra economía tiene mayores dificultades que otros países europeos para asimilar el impacto de la subida del precio de los carburantes, lo que demuestra su ineficiencia energética y su alta dependencia de los combustibles fósiles. Con esta coyuntura, propuestas como la del Gobierno de Aragón de aplicar un recargo sobre los combustibles (céntimo sanitario) para financiar la sanidad aragonesa, puede desembocar en un mayor incremento de los precios con el consiguiente encarecimiento del coste de la vida y la pérdida de poder adquisitivo de las rentas salariales.

Comentarios