Huesca sigue en nivel de alerta “naranja” por el calor

2005071512 temperaura.jpg

El Gobierno de Aragón mantiene el nivel de alerta ?naranja? por el calor en las provincias de Huesca y Zaragoza, aunque ha retirado la alerta de nivel "amarillo" activada en la provincia de Teruel. La previsión apunta a que durante el fin de semana se superarán las temperaturas máximas y mínimas habituales en esta época. Por ello, en aplicación del Plan de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, desde la Dirección General de Salud Pública se insiste en la necesidad de observar unas mínimas medidas de protección personal y cuidar especialmente de los mayores de 65 años y los menores de 5, que son más susceptibles de sufrir procesos de deshidratación.

El director general de Salud Pública, Luis Gómez, ha informado de que solamente una persona, "un varón joven", requirió ayer de cuidados médicos "por efectos del calor", al presentar una fiebre ligeramente superior a los 38º y síntomas de deshidratación. Este paciente "reaccionó bien a la ingestión de líquidos, permaneció unas horas en observación de urgencias y ya ha sido dado de alta". El director general ha explicado que estas situaciones pueden darse "con o sin ola de calor", ya que están influidas por diversas circunstancias personales y ambientales. Por eso, Luis Gómez, ha insistido en que la mejor forma de protegerse en los días de mucho calor es "aplicar el sentido común y las pautas de alimentación, vestido y actividad que nuestra cultura ha seguido tradicionalmente en verano".

Luis Gómez ha analizado la evolución seguida por las temperaturas, las urgencias atendidas y la mortalidad observada en Aragón desde que se puso en marcha el plan preventivo el pasado 1 de junio. Según los datos registrados, la situación encaja dentro de las "previsiones normales", y si bien se aprecia un incremento de las urgencias atendidas por el 061, "se trata de una tendencia al alza que se constata todos los meses con relación a años anteriores, que responde a la mejora percibida por los ciudadanos de estos servicios y, por tanto, a un consiguiente aumento de la demanda".

El 061 recibió en junio 11.430 peticiones tanto de información como de asistencia sanitaria, un 10% más que en el mismo mes del año anterior (10.417), y 5.028 en lo que llevamos de julio, un 12% más que en el mismo periodo de 2004 (4.637). Los hospitales del Salud han atendido hasta ahora en julio 19.907 urgencias.

En cuanto a la mortalidad, las cifras se sitúan hasta ahora dentro de los límites previstos, tanto en el mes de junio como en los primeros días de julio. Según la información facilitada por el Ministerio de Sanidad y Consumo, a partir de los datos de los Registros Civiles, en las tres capitales aragonesas se inscribieron en junio 639 fallecimientos, y 185 hasta el 9 de julio.

A este respecto, el director general de Salud Pública ha recordado que "solamente cuando tengamos una mayor perspectiva temporal podremos hacer un análisis correcto de las posibles repercusiones de estas temperaturas en la mortalidad", y ha insistido en el hecho de que "todavía no se puede precisar con carácter general la influencia del calor en la mortalidad".

Luis Gómez ha hecho hincapié en las recomendaciones habituales para combatir el calor. Estas se centran en medidas básicas como mantener un ambiente fresco en el hogar; no consumir alcohol y sí agua con frecuencia, antes incluso de tener sed; ducharse con frecuencia; vestir ropa ligera, holgada, transpirable y de tonos claros; usar sombreros o gorras y evitar, si es posible, las actividades al aire libre durante las horas de mayor insolación.

Comentarios