Aniversario del cierre de la factoría barbastrense de SEB Ibérica

2005071515 SEB Ibérica.JPG

Este sábado, 16 de julio, se cumple un año desde que se cerrara definitivamente la factoría de SEB Ibérica en Barbastro. Unos momentos difíciles los que vivieron los 271 trabajadores que se quedaron sin empleo entonces y que en la actualidad, muchos todavía continúan buscando. Y si la mayoría han podido recolocarse cómo han podido en trabajos relacionados con la hostelería y los servicios, las condiciones laborales no son las mejores, dada la temporalidad de los contratos que no ofrecen estabilidad económica.

Ésta es una de la mayores preocupaciones, sobre todo para aquellos que tienen a su cargo a una familia, comenta José María Belloc, ex trabajador de la factoría, ya que ?la incertidumbre ronda siempre por la cabeza. Y es que encontrar un trabajo estable es complicado, sobre todo si se pretende conseguir uno en las mismas condiciones que en la factoría, donde en 28 años de actividad de la empresa, se habían conseguido numerosas mejoras laborales y salariales?.

Sin embargo, uno de los sectores más perjudicados entonces y ahora es el femenino, explica Juan José Leache, ex trabajador de la multinacional francesa, ya que muchas de las mujeres que se quedaron sin empleo, comenzaron desde muy jóvenes en la empresa y hoy en día la situación para algunas de ellas no es nada fácil a la hora de incorporarse al mercado laboral.

Respecto al esfuerzo realizado por las instituciones públicas, Leache critica las falsas expectativas creadas en torno a la creación de puestos de trabajo en Barbastro y en la Comarca del Somontano, ?a pesar de que hay constancia de que hay proyectos en marcha, como es el caso de Poliamidas del Alto Aragón o la instalación de la empresa Massó y Carol, esto va muy despacio?. En este sentido, considera que ?se deben agilizar las cosas y centrar un poco más los esfuerzos en aquellas zonas más desprotegidas como es en estos momentos la Ciudad del Vero y sus alrededores?.

Y si hace un año fueron 271 trabajadores los afectados por el cierre, ahora el punto de mira se encuentra en la factoría de Urnieta, que podría cerrarse en el mes de septiembre, lo que implicaría el despido de los 25 trabajadores que se encuentran en la actualidad en una de las naves de las antiguas instalaciones de SEB Ibérica en Barbastro, encargados de la fabricación de motores de los que se suministra dicha factoría.

Un año duro y difícil para muchos, siempre visto desde perspectivas y situaciones muy diferentes. Tanto Leache como Belloc confían en que la situación mejore poco a poco para todos y la crisis que se vivió hace un año no vuelva a repetirse. Con optimismo moderado se enfrentan a nuevos retos y nuevas experiencias que, en algunos casos, dista mucho de la situación laboral que alcanzaron en esta factoría, a la que la mayoría de sus trabajadores y trabajadoras dedicaron buena parte de su vida laboral.

Comentarios