La Diócesis de Huesca cede gratuitamente a Abiego el uso del Monasterio de San Joaquín

El Obispo de Huesca, Jesús Sanz, y el alcalde de Abiego, Felipe Monclús, han firmado un convenio por el que la Diócesis de Huesca cede gratuitamente al Ayuntamiento, durante un período de 45 años, el uso de los edificios que componen el Monasterio franciscano de San Joaquín, y terrenos aledaños, con el fin de convertirlo en una hospedería. Un edificio emblemático en esta localidad, formado por dos torres de piedra abovedadas, perteneciente al siglo XIX, y que se caracteriza por ser de estilo colonial.

El convenio estipula que el consistorio destinará el Monasterio ?a fines hoteleros, turísticos o asistenciales en beneficio siempre de los habitantes de Abiego o de la sociedad en general?. La Diócesis de Huesca, sabedora de la intención de este concejo del Somontano de rehabilitar y adaptar el Monasterio para uso hotelero, ha hecho constar en el convenio que cualquier obra que se ejecute deberá ?respetar el aspecto exterior? del inmueble.

La estructura del edificio, comenta el alcalde de la localidad, se encuentra ?en perfectas condiciones?. Recuerda que durante estos años que ha permanecido cerrado, el consistorio se ha encargado del mantenimiento de las cubiertas para evitar la entrada del agua al Monasterio, ?ya que se trata de un espacio patrimonial y cultural muy importante para todos los vecinos del pueblo?.

A lo largo del siglo XX han sido numerosos los usos que se han dado a este Monasterio. Monclus comenta que durante la década de los años veinte, fue ocupado por unas monjas procedentes de Madrid que se vieron obligadas a abandonarlo con el inicio de la guerra civil. Durante este período se convirtió en hospital hasta que finalmente cerró sus puertas. Y aunque en un principio se pensó en la idea de convertirlo en lugar de acogida para jóvenes, ésta se desechó hasta ahora, momento en que se ha decidido destinarlo a fines hosteleros.

Comentarios