La expedición altoaragonesa hace cima en el Naga Parbat

2005072020 naga.jpg

La expedición aragonesa ha conseguido hacer cima este miércoles en el monte Nanga Parbat, en el Himalaya pakistaní, aprovechando las últimas horas de buen tiempo. Sólo así podía el aragonés atreverse con una ascensión sin oxígeno a este ?ochomil?, otro de los catorce que pretende escalar Pauner.

El montañero jacetano Carlos Pauner y sus compañeros de expedición, entre ellos los también aragoneses José Villalta y Raúl Martínez, han conseguido este miércoles por la mañana hacer cima en el monte Nanga Parbat, en el Himalaya pakistaní. El Nanga es uno de los catorce ?ochomiles? que pretende escalar Pauner sin oxígeno para llevar la bandera aragonesa hasta los picos más altos de La Tierra.

Sobre las diez y media de la mañana hora local (7.30 horas en España), Pauner ha alcanzado la cumbre del Nanga, sobre la que también se han alzado Nacho Orviz, Martín Ramos, Miguel Ángel Martínez, Ricardo Valencia y el equipo del programa de televisión "Al filo de lo imposible". La expedición está descansando en el campo IV, a 7.200 metros de altitud.

Desde allí, las previsiones de los montañeros estriban en descender hasta el campo base a partir de mañana jueves y dar por concluida satisfactoriamente la expedición. De este modo, Carlos Pauner pondrá fin a un mes de ascensión al Nanga Parbat, un mes de incidencias que, por ejemplo, hicieron abandonar con heridas a la montañera Raquel Pérez e incluso casi cuestan la vida al propio Pauner, accidentado en una grieta de hielo.

Los 8.125 metros del Nanga Parbat constituyen el éxito de una doble expedición que ha incluido, entre mayo y junio, un intento de ascensión sin oxígeno al monte Everest. En esta ocasión, el mal tiempo dejó a Pauner sin opciones de cima a pie de cumbre. Esta vez, también el tiempo ha estado a punto de tirar por tierra el trabajo. Sin embargo, la ?ventana de buen tiempo? a la que alude el jacetano ha acompañado estos días; en una rápida ascensión, Pauner ha hollado la cima y se dispone a bajar al campo base.

La expedición de Pauner comenzó con una docena de montañeros, aragoneses y de otras comunidades, vigilada sanitariamente por el personal del hospital Clínico Lozano Blesa y con el apoyo de Manuel Vázquez, enfermero del Royo Villanova. Además, el grupo cuenta con el apoyo en recursos del Gobierno de Aragón, vinculado a este proyecto de Pauner de picar con la cuatribarrada los catorce picos de más de 8.000 metros de altitud.

Comentarios