El PP exige a Morlán que afronte los puntos negros de la N-240

El ministerio de Fomento continúa sin instalar los rádares fijos que prometió a mediados de abril, dicen los populares. El presidente popular Antonio Torres ha calificado de ?irresponsable? al PSOE por dedicarse a acusar y a prometer mejoras en esta carretera cuando la realidad es bien distinta. Así, la ?gran medida? que anunció Víctor Morlán, añade Torres, que consistía en la instalación de rádares fijos en los tres focos de mayor peligrosidad continúa en el aire. Según fuentes de Tráfico, no existe ningún radar en la N-240.

Los populares, además, dicen que el radar no es la solución. ?El plan de mejoras de seguridad vial no se puede reducir en la colocación de rádares fijos, ya que, lamentablemente, la N-240 se ha cobrado muchas vidas?, afirma el presidente popular.

Para Torres, en estos momentos, Víctor Morlán es el responsable de la elevada siniestralidad registrada en la autovía Huesca-Lérida por no haber cumplido con las promesas que lanzó desde que se convirtió en Secretario de Estado de Infraestructuras. ?En 2004 ?recuerda-, Morlán garantizó que eliminaría los puntos negros en un año y aseguró que la mejora en la seguridad vial sería una realidad. Sin embargo ?continúa-, a finales de ese mismo año, Fomento nos sorprende con que no suprimirá los tres focos peligrosos de la autovía: curvas de Angües, la recta de Peraltilla y el cruce entre Barbastro y la carretera en dirección Aínsa y Graus (N-123)?.

El presidente popular exige al secretario de Estado de Infraestructuras que actúe con urgencia para eliminar los puntos negros y recuerda que el PP dejó la posibilidad de sacar adelante los proyectos para afrontar los tramos de mayor peligrosidad. ?Hace año y medio, Morlán anunció la disposición de Fomento para estudiar soluciones prácticas; sin embargo, pasa el tiempo y sólo vemos declaraciones de buenas intenciones?, critica Torres.

Los populares recuerdan que el PSOE se ha comprometido a ejecutar tres tramos de la N-240 finales de este año: Siétamo-Velillas, La Cerdera-Lérida, Ponzano-El Pueyo y El Pueyo-Monzón. Aunque, el presidente popular considera que, al ritmo actual, resulta ?imposible? que las obras comiencen en las fechas anunciadas. Asimismo, Torres recuerda que las máquinas siguen sin pisar el suelo de la variante de Monzón, cuando tendrían que haber empezado a actuar hace un año.

Además, el presidente popular considera que los presupuestos de 2005 no contemplan las cantidades necesarias para garantizar el inicio de las obras este año.

Comentarios