System One ataca desde Walqa el mercado africano

2005072525 System one.jpg

En Africa se está viviendo una revolución tecnológica muy parecida a la de Latinoamérica hace 10 o 15 años, a raíz de la apertura de las telecomunicaciones. La privatización de algunas compañías telefónicas, antes monopolios estatales, están abriendo la competencia en telefonía celular, telefonía fija e internet. System One busca ahora atender no sólo la demanda de los pobladores, sino también de gran cantidad de africanos que han emigrado sobre todo a Europa y Estados Unidos en los últimos años.

El Banco Mundial estima, por ejemplo, que sólo en Estados Unidos hay cerca de 22,000 médicos nigerianos y que la mayoría de los habitantes de Somalia sobrevive gracias al dinero enviado por familiares y amigos desde el exterior.

Los cerebros de System One y BTS (misma empresa pero que opera en EEUU) son los hermanos Olloqui. Nacidos en Zaragoza, se graduaron en administración de empresas en la Universidad Saint Thomas y después de haberse familiarizado con la cultura estadounidense, aceptaron la misión de expandir en este país los negocios del grupo familiar, encabezado en la tierra natal por su padre, Adolfo Olloqui Arnedo. Y el éxito que han alcanzado ha sido reconocido por organizaciones como las cámaras de comercio Latina de Estados Unidos (Camacol) y de España-Estados Unidos.

Tras establecer en 1993 la sede en Miami y un centro de call back en Guayaquil, Ecuador, lograron iniciar casi de inmediato operaciones con clientes de este país y Colombia. Este centro apoya hoy las operaciones del grupo y ofrece servicios a empresas financieras y seguros, entre otras.

Seguidamente, BTS adquirió licencias para actuar como operador en más de 30 naciones. En cada una de ellas estableció redes telefónicas que le permitieron vender a otros operadores los servicios telefónicos de larga distancia al por mayor.

El grupo empresarial tiene acuerdos para alquilar o adquirir capacidad de interconexión con los operadores más importantes de Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y el Lejano Oriente, incluyendo BellSouth, Global Crossing, MCI, Sprint, Telefónica, Telecom Italia y Teleglobe. Además, tiene sedes en Ecuador, España, Estados Unidos, Haití, Costa de Marfil, Panamá, Perú y Senegal. En Guayaquil emplea a 400 personas, 150 en Quito, 50 en Miami y unas 70 en España.

En la actualidad, el grupo maneja sus operaciones de EEUU a través de BTS y las de Europa en el Parque Tecnológico de Huesca bajo la firma System One World Communications Iberia. Hace dos años BTS trasladó su centro principal de operaciones de Miami al parque tecnológico Gualda.

Aunque en un inicio BTS ''se enfocaba más a los operadores de telecomunicaciones'', en 1999 comenzó a ocuparse ''del usario final''. Uno de sus nuevos productos son las tarjetas de prepago en Estados Unidos, España y Panamá. En Florida, por ejemplo, ofrecen estas tarjetas en supermercados a través de Vendor Machines.

Hace poco, BTS unió fuerzas con ADMA Telecom, Blackstone y ETB, empresa de telecomunicaciones de Bogotá, para lanzar una nueva tarjeta de prepago de larga distancia, ''sin cargos de conexión al igual que las anteriores'', dirigida a la comunidad colombiana en EEUU (una tarjeta de $6.00, por ejemplo, ofrece 233 minutos a un costo de $0.042 por minuto).

El crecimiento que ha tenido el mercado africano en los últimos dos años, donde aún hay menos competencia que en Latinoamérica, es para el grupo empresarial de los Olloqui otra gran oportunidad para diversificar operaciones. Su plan es adquirir operadores de telefonía fija y celular, en un intento por participar en la revolución tecnológica de Africa.

En Africa se está viviendo una revolución tecnológica muy parecida a la de Latinoamérica hace 10 o 15 años, a raíz de la apertura de las telecomunicaciones. La privatización de algunas compañías telefónicas, antes monopolios estatales, están abriendo la competencia en telefonía celular, telefonía fija e internet. System One busca ahora atender no sólo la demanda de los pobladores, sino también de gran cantidad de africanos que han emigrado sobre todo a Europa y Estados Unidos en los últimos años.

El Banco Mundial estima, por ejemplo, que sólo en Estados Unidos hay cerca de 22,000 médicos nigerianos y que la mayoría de los habitantes de Somalia sobrevive gracias al dinero enviado por familiares y amigos desde el exterior.

Los cerebros de System One y BTS (misma empresa pero que opera en EEUU) son los hermanos Olloqui. Nacidos en Zaragoza, se graduaron en administración de empresas en la Universidad Saint Thomas y después de haberse familiarizado con la cultura estadounidense, aceptaron la misión de expandir en este país los negocios del grupo familiar, encabezado en la tierra natal por su padre, Adolfo Olloqui Arnedo. Y el éxito que han alcanzado ha sido reconocido por organizaciones como las cámaras de comercio Latina de Estados Unidos (Camacol) y de España-Estados Unidos.

Tras establecer en 1993 la sede en Miami y un centro de call back en Guayaquil, Ecuador, lograron iniciar casi de inmediato operaciones con clientes de este país y Colombia. Este centro apoya hoy las operaciones del grupo y ofrece servicios a empresas financieras y seguros, entre otras.

Seguidamente, BTS adquirió licencias para actuar como operador en más de 30 naciones. En cada una de ellas estableció redes telefónicas que le permitieron vender a otros operadores los servicios telefónicos de larga distancia al por mayor.

El grupo empresarial tiene acuerdos para alquilar o adquirir capacidad de interconexión con los operadores más importantes de Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y el Lejano Oriente, incluyendo BellSouth, Global Crossing, MCI, Sprint, Telefónica, Telecom Italia y Teleglobe. Además, tiene sedes en Ecuador, España, Estados Unidos, Haití, Costa de Marfil, Panamá, Perú y Senegal. En Guayaquil emplea a 400 personas, 150 en Quito, 50 en Miami y unas 70 en España.

En la actualidad, el grupo maneja sus operaciones de EEUU a través de BTS y las de Europa en el Parque Tecnológico de Huesca bajo la firma System One World Communications Iberia. Hace dos años BTS trasladó su centro principal de operaciones de Miami al parque tecnológico Gualda.

Aunque en un inicio BTS ''se enfocaba más a los operadores de telecomunicaciones'', en 1999 comenzó a ocuparse ''del usario final''. Uno de sus nuevos productos son las tarjetas de prepago en Estados Unidos, España y Panamá. En Florida, por ejemplo, ofrecen estas tarjetas en supermercados a través de Vendor Machines.

Hace poco, BTS unió fuerzas con ADMA Telecom, Blackstone y ETB, empresa de telecomunicaciones de Bogotá, para lanzar una nueva tarjeta de prepago de larga distancia, ''sin cargos de conexión al igual que las anteriores'', dirigida a la comunidad colombiana en EEUU (una tarjeta de $6.00, por ejemplo, ofrece 233 minutos a un costo de $0.042 por minuto).

El crecimiento que ha tenido el mercado africano en los últimos dos años, donde aún hay menos competencia que en Latinoamérica, es para el grupo empresarial de los Olloqui otra gran oportunidad para diversificar operaciones. Su plan es adquirir operadores de telefonía fija y celular, en un intento por participar en la revolución tecnológica de Africa.

En Africa se está viviendo una revolución tecnológica muy parecida a la de Latinoamérica hace 10 o 15 años, a raíz de la apertura de las telecomunicaciones. La privatización de algunas compañías telefónicas, antes monopolios estatales, están abriendo la competencia en telefonía celular, telefonía fija e internet. System One busca ahora atender no sólo la demanda de los pobladores, sino también de gran cantidad de africanos que han emigrado sobre todo a Europa y Estados Unidos en los últimos años.

El Banco Mundial estima, por ejemplo, que sólo en Estados Unidos hay cerca de 22,000 médicos nigerianos y que la mayoría de los habitantes de Somalia sobrevive gracias al dinero enviado por familiares y amigos desde el exterior.

Los cerebros de System One y BTS (misma empresa pero que opera en EEUU) son los hermanos Olloqui. Nacidos en Zaragoza, se graduaron en administración de empresas en la Universidad Saint Thomas y después de haberse familiarizado con la cultura estadounidense, aceptaron la misión de expandir en este país los negocios del grupo familiar, encabezado en la tierra natal por su padre, Adolfo Olloqui Arnedo. Y el éxito que han alcanzado ha sido reconocido por organizaciones como las cámaras de comercio Latina de Estados Unidos (Camacol) y de España-Estados Unidos.

Tras establecer en 1993 la sede en Miami y un centro de call back en Guayaquil, Ecuador, lograron iniciar casi de inmediato operaciones con clientes de este país y Colombia. Este centro apoya hoy las operaciones del grupo y ofrece servicios a empresas financieras y seguros, entre otras.

Seguidamente, BTS adquirió licencias para actuar como operador en más de 30 naciones. En cada una de ellas estableció redes telefónicas que le permitieron vender a otros operadores los servicios telefónicos de larga distancia al por mayor.

El grupo empresarial tiene acuerdos para alquilar o adquirir capacidad de interconexión con los operadores más importantes de Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y el Lejano Oriente, incluyendo BellSouth, Global Crossing, MCI, Sprint, Telefónica, Telecom Italia y Teleglobe. Además, tiene sedes en Ecuador, España, Estados Unidos, Haití, Costa de Marfil, Panamá, Perú y Senegal. En Guayaquil emplea a 400 personas, 150 en Quito, 50 en Miami y unas 70 en España.

En la actualidad, el grupo maneja sus operaciones de EEUU a través de BTS y las de Europa en el Parque Tecnológico de Huesca bajo la firma System One World Communications Iberia. Hace dos años BTS trasladó su centro principal de operaciones de Miami al parque tecnológico Gualda.

Aunque en un inicio BTS ''se enfocaba más a los operadores de telecomunicaciones'', en 1999 comenzó a ocuparse ''del usario final''. Uno de sus nuevos productos son las tarjetas de prepago en Estados Unidos, España y Panamá. En Florida, por ejemplo, ofrecen estas tarjetas en supermercados a través de Vendor Machines.

Hace poco, BTS unió fuerzas con ADMA Telecom, Blackstone y ETB, empresa de telecomunicaciones de Bogotá, para lanzar una nueva tarjeta de prepago de larga distancia, ''sin cargos de conexión al igual que las anteriores'', dirigida a la comunidad colombiana en EEUU (una tarjeta de $6.00, por ejemplo, ofrece 233 minutos a un costo de $0.042 por minuto).

El crecimiento que ha tenido el mercado africano en los últimos dos años, donde aún hay menos competencia que en Latinoamérica, es para el grupo empresarial de los Olloqui otra gran oportunidad para diversificar operaciones. Su plan es adquirir operadores de telefonía fija y celular, en un intento por participar en la revolución tecnológica de Africa.

En Africa se está viviendo una revolución tecnológica muy parecida a la de Latinoamérica hace 10 o 15 años, a raíz de la apertura de las telecomunicaciones. La privatización de algunas compañías telefónicas, antes monopolios estatales, están abriendo la competencia en telefonía celular, telefonía fija e internet. System One busca ahora atender no sólo la demanda de los pobladores, sino también de gran cantidad de africanos que han emigrado sobre todo a Europa y Estados Unidos en los últimos años.

El Banco Mundial estima, por ejemplo, que sólo en Estados Unidos hay cerca de 22,000 médicos nigerianos y que la mayoría de los habitantes de Somalia sobrevive gracias al dinero enviado por familiares y amigos desde el exterior.

Los cerebros de System One y BTS (misma empresa pero que opera en EEUU) son los hermanos Olloqui. Nacidos en Zaragoza, se graduaron en administración de empresas en la Universidad Saint Thomas y después de haberse familiarizado con la cultura estadounidense, aceptaron la misión de expandir en este país los negocios del grupo familiar, encabezado en la tierra natal por su padre, Adolfo Olloqui Arnedo. Y el éxito que han alcanzado ha sido reconocido por organizaciones como las cámaras de comercio Latina de Estados Unidos (Camacol) y de España-Estados Unidos.

Tras establecer en 1993 la sede en Miami y un centro de call back en Guayaquil, Ecuador, lograron iniciar casi de inmediato operaciones con clientes de este país y Colombia. Este centro apoya hoy las operaciones del grupo y ofrece servicios a empresas financieras y seguros, entre otras.

Seguidamente, BTS adquirió licencias para actuar como operador en más de 30 naciones. En cada una de ellas estableció redes telefónicas que le permitieron vender a otros operadores los servicios telefónicos de larga distancia al por mayor.

El grupo empresarial tiene acuerdos para alquilar o adquirir capacidad de interconexión con los operadores más importantes de Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y el Lejano Oriente, incluyendo BellSouth, Global Crossing, MCI, Sprint, Telefónica, Telecom Italia y Teleglobe. Además, tiene sedes en Ecuador, España, Estados Unidos, Haití, Costa de Marfil, Panamá, Perú y Senegal. En Guayaquil emplea a 400 personas, 150 en Quito, 50 en Miami y unas 70 en España.

En la actualidad, el grupo maneja sus operaciones de EEUU a través de BTS y las de Europa en el Parque Tecnológico de Huesca bajo la firma System One World Communications Iberia. Hace dos años BTS trasladó su centro principal de operaciones de Miami al parque tecnológico Gualda.

Aunque en un inicio BTS ''se enfocaba más a los operadores de telecomunicaciones'', en 1999 comenzó a ocuparse ''del usario final''. Uno de sus nuevos productos son las tarjetas de prepago en Estados Unidos, España y Panamá. En Florida, por ejemplo, ofrecen estas tarjetas en supermercados a través de Vendor Machines.

Hace poco, BTS unió fuerzas con ADMA Telecom, Blackstone y ETB, empresa de telecomunicaciones de Bogotá, para lanzar una nueva tarjeta de prepago de larga distancia, ''sin cargos de conexión al igual que las anteriores'', dirigida a la comunidad colombiana en EEUU (una tarjeta de $6.00, por ejemplo, ofrece 233 minutos a un costo de $0.042 por minuto).

El crecimiento que ha tenido el mercado africano en los últimos dos años, donde aún hay menos competencia que en Latinoamérica, es para el grupo empresarial de los Olloqui otra gran oportunidad para diversificar operaciones. Su plan es adquirir operadores de telefonía fija y celular, en un intento por participar en la revolución tecnológica de Africa.

Comentarios