Consumo detecta menos irregularidades durante la campaña veraniega de rebajas

El porcentaje de los establecimientos en los que se han detectado incumplimientos en la normativa que rige la venta en rebajas se ha reducido casi en 3 puntos con respecto al pasado año, según se desprende del resultado de la campaña de inspección llevada a cabo por la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón. En las últimas semanas se han visitado 264 comercios (53 de Huesca, 31 de Teruel y 180 de Zaragoza) en 32 de los cuales se ha comprobado la existencia de diversas irregularidades, lo que representa el 12% de todos los establecimientos visitados (el 17% en Huesca, el 29% de Teruel y el 8% de Zaragoza), un porcentaje menor al obtenido el pasado año, que fue de casi el 16%

El director general de Consumo, Ángel Luis Monge, ha explicado que en esta ocasión "se ha prestado más atención al control de aquellos comercios menos inspeccionados anteriormente, ya sea por estar más dispersos o por su menor superficie de venta". El director general ha comentado que la campaña se ha vertebrado fundamentalmente en la supervisión de tres aspectos "precios, publicidad y respeto a los derechos de los consumidores", y que se ha concretado en temas como "el cumplimiento de las garantías, la alteración del derecho a pagar con tarjeta o, por ejemplo, la negativa a practicar devoluciones de los productos, cuando así se hubiese publicitado".

Ángel Luis Monge ha apuntado los beneficios para el consumidor de esta modalidad de venta, "porque podemos adquirir a un precio más económico aquellos artículos que precisamos para nuestro hogar o nuestra familia", pero también ha advertido de que "las rebajas suponen también una tentación a comprar cosas y objetos que no necesitamos, por lo que es más conveniente que nunca efectuar una compra meditada y responsable".

Desde la Dirección General de Consumo se recuerda que es obligatorio que en las etiquetas aparezca el doble precio (el normal y el rebajado) o bien el porcentaje de rebaja. En todo caso, la información debe ser clara, comprensible y que no induzca a error. Los productos rebajados deben ser artículos de temporada y en perfectas condiciones; es decir, se trata de ofrecer la misma calidad a menor precio

Además, no deben confundirse las rebajas con otras fórmulas de venta, como las liquidaciones y saldos. Las primeras son ventas especiales derivadas de una situación excepcional como cierre de negocio, cambio de orientación del mismo, revocación judicial o por causa mayor que impida el normal ejercicio del negocio. Los saldos son artículos que presentan algún defecto o tara de fabricación, o que han quedado obsoletos: por eso se venden más baratos. En ningún caso los productos que se venden en rebajas podrán tener esas características de los saldos.

Otra recomendación general es guardar siempre el resguardo de su compra o factura; no olvide que la Ley de Garantías establece, con carácter general, un periodo de garantía, que se presume de origen durante los seis primeros meses, debiendo demostrar el consumidor que el daño o falta es de origen desde el séptimo mes hasta los dos años.

Finalmente, en caso de duda, el consumidor puede informarse en las asociaciones de consumidores, en las Oficinas Municipales y Comarcales de Información al Consumidor, en los Servicios Provinciales de Salud y Consumo o en la Dirección General de Consumo, que dispone de un teléfono gratuito de atención al consumidor (900121314).

Comentarios