José Vilalta; “Todavía tenemos la cabeza en el Nanga Parbat”

2005080202 montañeros.JPG

Después de una semana en casa, los montañeros de Airon Club Monzón José Vilalta y Raúl Martínez se recuperan poco a poco del desgaste que ha provocado su ascensión en Pakistán, del Nanga Parbat, de 8125 metros. Mientras José Vilalta sufre congelaciones en el dedo pulgar de uno de sus pies, la situación de Raúl Martínez es más delicada, pues tiene principio de congelación en los diez dedos de los pies, aunque ya ha recibido el alta médica y ambos se encuentran a la espera de más pruebas médicas para determinar el alcance exacto de las congelaciones.

Según Vilalta, la experiencia de hacer cumbre en uno de los catorce ochomiles del mundo, supone, a nivel deportivo un triunfo y destaca de la experiencia que ?se lo queda todo?. El montañero de Monzón añade que tanto él como Raúl, ?todavía tienen la cabeza en el Nanga Parbat?.

Los montañeros, hollaron la cima el pasado 20 de julio junto a otras expediciones entre la que se encontraba un equipo de ?Al filo de lo imposible?. Lo más duro que han soportado, además de la temperatura, que llegó a ser de 35 bajo cero en la cima del Nanga Parbat, fue el descenso, que se complicó más de lo esperado. Vilalta recuerda que sufrió ?al ver los pies de Raúl congelados durante el descenso?, y fueron entonces rescatados en un helicóptero que los trasladó hasta la capital de Pakistán.

La alimentación es otro factor tener en cuenta. Según Vilalta, a una determinada altura te cambian los gustos y lo que mejor se toman son líquidos. Es precisamente alimento lo que no debe faltar en la mochila de un montañero que ataca una cima de estas características, además de hornillos y cargas de gas. Raúl y José han recogido mucho material gráfico y audiovisual en su aventura, que esperan mostrar en próximas fechas en un acto público.

Una vez hollado el Nanga Parbat, José Vilalta desearía atacar otro ocho mil, aunque no entra entre sus objetivos más próximos. Ahora, indica, lo importante es la pronta recuperación de dos de sus compañeros de expedición, Raúl Martínez y Javier Huarte.

Comentarios