Cartas al Director: Aclaraciones sobre la nota de prensa del Obispo de Jaca

Sr. Jesús Sanz Montes: tras leer el artículo que se publica en el País el 28 de julio me gustaría aclarar algunos puntos para que los ciudadanos comprendan que los políticos que usted acusa de trabajar a destajo para extirpar cualquier huella cristiana de la sociedad, lejos de pretender lo que usted dice se esfuerzan por recuperar la cultura y la libertad individual que la huella cristiana ha extinguido casi en su totalidad, sin por supuesto impedir en absoluto la práctica no solo de las costumbres cristianas sino de cualquier otra creencia que como indica nuestra Constitución tienen derecho a profesar cualquier persona.

Le puedo asegurar que a mi personalmente no me molesta en absoluto que 50.000 jóvenes aragoneses vayan a Colonia(Alemania) a ver a su líder religioso, como tampoco me molestan las actividades de otros muchos jóvenes que van a trabajar en causas humanitarias o de los que se van a ver los grupos musicales donde reparten preservativos, además de mucho afecto y deseos de lograr un mundo mejor, aunque parece que usted solo ve el botellón y las pastillas de diseño, cosas que dicho sea de paso no se evitan por ser cristiano, y puedo comentarle casos concretos.

Supongo que usted ya lo sabe, aunque no coincide con sus intereses, pero algunos políticos trabajamos para dar cumplimiento a un mandato Constitucional que habla de España como un estado aconfesional, donde las creencias son de ámbito personal y donde prima la libertad de conciencia sobre la libertad de religión.

Claro está que esto supone evitar que dogmaticen a los niños en su más tierna infancia para hacerles creer en una determinada creencia desde los centros de enseñanza y con dinero público, pero no solo de la religión cristiana, sino de cualquier religión.

Esto supone igualmente que apoyamos y defendemos la práctica religiosa de cualquier persona y colectivo, tanto de cristianos como de otras confesiones religiosas.

Ya que son pocas las veces que nuestra actividad cotidiana nos permite cambiar impresiones, le hago yo también la petición de que no se enfaden, los responsables de la iglesia, cuando acudan algunos cristianos a ejercer su derecho de apostasía, tras haber sido educados en una creencia y comprometidos con ella mientras eran niños, y al ser jóvenes o adultos llegan a la conclusión de que no quieren seguir profesando esas creencias, ejerciendo su derecho de libertad de pensamiento y asociación.

Atentamente:

Federico Escobar Albertín

Concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Sabiñánigo

Comentarios