En obras la línea de Alta Velocidad entre Figueras y Perpiñán

Desde hace unas tres semanas, la máquina tuneladora se encuentra a pie de obra para abrir una brecha de 8,4 kilómetros de longitud, en la montaña de Le Perthus. Así se inicio una de las obras más importantes de este decenio, entre Francia y España, el eslabón esencial en la construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad entre Perpiñán y Figueras. Una línea que contará con 44 kilómetros, y cuyo coste se estima en mil millones de euros.

El pasado 19 de julio, el ministro de Transportes francés, Dominique Perben, y su homóloga española, Magdalena Álvarez, asistían al inicio de estos trabajos.

La concesión, que engloba el proyecto, la construcción, la explotación y el mantenimiento de la futura línea fue confiada al grupo francoespañol TP Ferro, que reúne la empresa española ACS-Dragados y la francesa Eiffage. Las dons sociedades han aportado 100 millones de euros en fondos propios, y suscrito un préstamo de 400 millones, a los que se añaden 500 millones de euros aportados por los dos estados y la Unión Europea.

En Francia se considera que se ha dado un gran paso, puesto que el Tren de Alta Velocidad sudeuropeo constituye desde 1993 una de las prioridades de la cooperación transpirenaica. Se recuerda que en la elaboración de esta gran unión norte-sur, España es más rápida. La linea Madrid- Zaragoza- Lérida está ya en servicio. Los trabajos, visibles desde la autopista, están muy avanzados en el eje Lérida-Tarragona-Barcelona, así como en la unión Barcelona-Figueras. Y los españoles, además, se han comprometido a terminar en 2009 el tramo Perpiñán-Figueras. Francia, que sigue siendo el primer asociado económico de España, deberá esperar antes de ofrecer una red completa, ya que todavía cuenta con varias obras pendientes entre Montpellier y Perpiñán, o Toulouse y Barcelona.

La línea Perpiñán-Figueras debería absorber 3 millones de viajeros al año, en trenes capaces de correr a 300 kilómetros por hora.

Comentarios