CHA se opone al ‘céntimo sanitario’ por injusto, inoportuno y contradictorio

Chunta Aragonesista considera un error aplicar la subida del impuesto sobre la venta minorista de hidrocarburos como principal solución al déficit sanitario. Los nacionalistas creen que la aplicación del denominado ?céntimo sanitario? que supone un incremento del precio del combustible en 2,4 céntimos por litro acordado por el Gobierno de Aragón a partir del próximo 1 de enero es inoportuna, contradictoria e injusta.

?Inoportuna en un momento en que el precio del petróleo ya supera los 60 dólares por barril, en una escalada alentada por la inestabilidad geopolítica en Oriente Medio; contradictoria con la vocación logística que se le pretende dar a Aragón en los últimos años, e medida injusta pues hace recaer el gasto sanitario sobre la población en general independientemente del nivel de renta del contribuyente?, ha explicado el diputado y portavoz de Economía de CHA, Chesús Yuste.

Para CHA, los impuestos especiales no son la mejor fórmula de redistribución de la riqueza ni de financiación de servicios básicos como la sanidad o la educación: ?los servicios básicos universales deben financiarse con la tributación directa que grava la renta y las sociedades, porque son impuestos progresivos en los que pagan más los que más tienen?, ha afirmado Yuste, que recuerda que ya denunció este impuesto sobre hidrocarburos en vísperas del 2002, cuando se incluyó esta medida dentro del actual sistema de financiación autonómica. ?Dijimos entonces que era un impuesto-trampa inventado por el Gobierno del PP para trasladar a las Comunidades Autónomas la adopción de medidas impopulares. El Gobierno central, ejerciendo una enorme presión, forzó entonces a las diez comunidades que faltaban por asumir la transferencia deficitaria del Insalud como condición sine qua non para acceder al nuevo modelo de financiación, donde figuraba el ?céntimo sanitario? como una trampa en la que antes o después todos iban a caer al ver cómo iba creciendo el agujero financiero de la sanidad maltransferida?, ha explicado.

Sin embargo, el diputado de CHA sí considera razonable, aunque se trate de impuestos indirectos, el incremento de los impuestos especiales sobre el alcohol y el tabaco que propone el Ministro de Economía, dada su relación directa con sustancias que inciden claramente en el deterioro de la salud. ?En este caso, más que una vocación recaudatoria, debemos ver en esta medida una voluntad extrafiscal que incide en conductas contradictorias con la salud pública. Además, estos tributos en España están muy por debajo de la media comunitaria y existe, por tanto, margen para su subida?, afirma Yuste.

A pesar de todo, para afrontar el déficit sanitario, CHA considera que habría que reconsiderar las últimas reformas fiscales llevadas a cabo en la etapa de Aznar, que rebajó la progresividad del IRPF e incrementó los impuestos indirectos, lo que ha dejado la presión fiscal en España cinco puntos de PIB por debajo de la media europea. Actualmente los tributos indirectos representan la mayoría de los ingresos fiscales del Estado español. ?Es decir, hay margen para actuar en sentido inverso reordenando la cesta tributaria para que ganen peso los impuestos directos sin tener que superar la presión fiscal media europea, con el objetivo de financiar la sanidad pública con impuestos progresivos, esto es, más justos?, concluye Chesús Yuste.

Comentarios