La Subdelegación ratifica que dos menores y un joven lanzaron los huevos el día 9

2005081313 reuda 2.JPG

El subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero, ha ratificado lo que había apuntado Radio Huesca Digital, que los autores del incidente del día 9, consistente en lanzamiento de huevos, tomates y harina, fueron dos menores y un joven. Están ya identificados y se va a iniciar un expediente sancionador contra ellos. El joven fue también detenido en la plaza de Navarra el mismo día 9 profiriendo insultos y gritos contra el alcalde de Huesca, Fernando Elboj.

Los familiares de los autores de los hechos se han puesto en contacto con el alcalde para pedirle disculpas por lo ocurrido; sin embargo, se van a acometer los trámites precisos dentro de una acción de estas características, que puede desembocar en sanciones de entre 300 y 30.000 euros. Zapatero no ha entrado a valorar si hay detrás un trasfondo político en esta cuestión, a tenor de las vinculaciones familiares que tiene alguno de los autores. Ha incidido en el valor que tendría una excusa pública por parte de los lanzadores de los huevos y demás objetos.

El subdelegado y el responsable de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, Luis Felipe, han coincidido en la normalidad que se vive en el desarrollo de las fiestas laurentinas de este año, destacando la cooperación entre las distintas instituciones y entre los diferentes cuerpos de seguridad.

No ha habido excesivos incidentes con repercusión judicial. El detalle es el siguiente: 3 robos, 2 lesiones leves, 11 riñas, 3 supuestos de violencia doméstica y 1 supuesto de violación (ésta se producía en la madrugada del día 12 en las proximidades del local de las Peñas Recreativas).

En cuanto a los controles de alcoholemia, desde el 9 hasta el 12 de agosto se han hicieron 186 pruebas, con un resultado positivo y 185 negativos. Las pruebas se han realizado en carreteras nacionales y autonómicas del área de influencia de Huesca.

Los agentes de la Guardia Civil accidentados frente a Walqa evolucionan favorablemente. El que sufrió la amputación de su brazo izquierdo puede perder el pie derecho (se está pendiente de la evolución que pueda tener su herida). Se alude a una distracción del conductor como causa del siniestro.