Cartas al Director: El edificio de la cárcel de Huesca

Azucena Lozano Roy

Concejala de CHA en al Ayuntamiento de Huesca.

El Ayuntamiento de Huesca acordó, en sesión de 24 de febrero de 1933, ceder gratuitamente a la Dirección General de Prisiones 36.525 metros cuadrados de terreno de propiedad municipal para la construcción de un edificio destinado a prisión provincial. (Los terrenos se valoraron técnicamente en 43.830 ptas.). De igual forma, en el año 1955, el Ayuntamiento de Zaragoza cedió al Ministerio de Justicia gratuitamente el solar para la construcción de la cárcel de Torrero.

El 6 de febrero de 1997, con la previsión de que las cárceles de Huesca y Zaragoza iban a quedar sin uso al construirse la de Zuera y los centros de inserción social, todos los grupos parlamentarios aragoneses votaban a favor de una enmienda de adición del PSOE a una moción que defendía IU. En dicha enmienda se pedía "que se solicite a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias la cesión gratuita a los Ayuntamientos de Huesca y Zaragoza de los terrenos de ambos centros penitenciarios. Asimismo se solicita a dichos Ayuntamientos la construcción de equipamientos socioculturales en estos terrenos para uso y disfrute de los vecinos de los barrios colindantes".

Los Ayuntamientos de Huesca y Zaragoza buscaron una solución para el espacio de las instalaciones penitenciarias que iban a quedar sin uso traducida en sendos convenios con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios,S.A., convenios que plasman el trato de dos situaciones idénticas de forma totalmente distinta: el Ayuntamiento de Huesca, en febrero de 2002, convenía que la totalidad del aprovechamiento para viviendas lo fuera para Instituciones Penitenciarias, con la previsión de construir un 100% de vivienda libre (alrededor de140) y una densidad de construcción de 2,14 m2/m2; el convenio para la ciudad de Zaragoza, de abril de 2003, dota a Instituciones penitenciarias de un tercio del aprovechamiento, de un tercio al Ayuntamiento y el resto para equipamientos y espacios libres para la ciudad, contemplando una parte de la edificación como integrante del catálogo de edificios a proteger con el grado de "interés arquitectónico". El 68% de las viviendas previstas serán de protección (las 80 del Ayuntamiento y 30 de las 80 de Instituciones Penitenciarias) y la densidad de edificación de 1 m2/m2. (Menos de la mitad que en Huesca).

El 15 de abril de 2002, el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón presentaba sus alegaciones al convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Huesca, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y la SEIEP,S.A.. El mencionado Colegio opinaba que: "las instalaciones carcelarias de Huesca se hallan ubicadas en unas edificaciones que presentan un conjunto de una notable factura que obliga a plantearnos el interés de su conservación, con el fin de su reutilización e integración en la Ciudad como equipamiento urbanístico... Planteando la desaparición del edificio y atribuyendo al solar un aprovechamiento lucrativo pretende el Ayuntamiento la obtención de determinados espacios en planta baja, lo que pone de manifiesto la necesidad municipal de espacios dotacionales a fin de destinarlos a los sistemas generales o equipamientos municipales". En definitiva, pedían al Ayuntamiento de Huesca que replantee la conservación del edificio.

El 19 de noviembre de 2002, la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una PNL del Grupo Parlamentario Popular relativa a la conservación y rehabilitación de los elementos arquitectónicos singulares.

El 21 de noviembre de 2002, La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés solicitaba al consejero de Cultura y Turismo de la D.G.A. la iniciación de un expediente con el objeto que el edificio de la cárcel de Huesca sea declarado Bien de Interés Cultural, pues "su arquitectura, de modelo panóptico, es fiel exponente de la tradición carcelaria desde finales del siglo XIX, una tipología arquitectónica singular que, en los últimos años, está siendo revalorizada: objeto de campañas de conservación, tanto desde la perspectiva de los defensores del patrimonio como desde la iniciativa vecinal, asociativa y política". Para APUDEPA "la cárcel provincial de Huesca sigue los mismos modelos y técnicas constructivas de otras prisiones que han sido acondicionadas para albergar museos, centros de arte, archivos, centros cívicos por la paz, hotel de entidades culturales y cívicas, centros ocupacionales, residencias de estudiantes,...(Vigo, Salamanca, Badajoz, Barcelona...)". En definitiva, un buen número de recintos penitenciarios del siglo XX de arquitectura panóptica, similar a la oscense, han sido conservados por su interés patrimonial para las ciudades en las que se ubicaban o bien se encuentran sometidos a movimientos vecinales y asociativos en defensa de su rehabilitación.

El 2 de diciembre de 2002 nuestro Grupo solicitaba a la DGA la declaración de la antigua cárcel provincial de Huesca como Bien Catalogado de acuerdo con los siguientes principios y motivos:

La singularidad constructiva y el valor patrimonial de la arquitectura panóptica del recinto.

La demostrada versatilidad de estos espacios para albergar instalaciones culturales, como museos o archivos.

La capacidad regeneradora de las iniciativas rehabilitadoras de las prIsiones como motor de desarrollo, dinamización y reactivación social, cultural y económica del barrio.

Transcurrido el tiempo preceptivo desde las diferentes peticiones sin que la Dirección General de Patrimonio hubiera resuelto en ningún sentido, se dio por incoado el expediente de declaración por silencio administrativo, tal y como establece la Ley de Patrimonio de Aragón. Desde febrero de 2003 Patrimonio tenía un plazo de 18 meses para resolverlo, plazo que terminó en agosto del pasado año sin que se adoptara una resolución. El 21 de febrero de este año Fernando Elboj solicita el archivo de las actuaciones del expediente para la declaración como bien catalogado como Patrimonio Cultural Aragonés del edificio de la cárcel provincial de Huesca, con lo que el pasado 26 de julio el Departamento de Educación, Cultura y Deporte de la DGA procede al archivo del expediente para la inclusión del edificio de la cárcel de Huesca en alguna de las categorías de protección establecidas en la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés.

Desde Chunta Aragonesista queremos incidir una vez más en fue el derribo de todos los elementos de la cárcel es un gran error. El escenario político es favorable para esta conservación: el PSOE en su programa para las Generales abogaba por utilizar los suelos desafectados de su uso para la construcción de VPO o bien de equipamiento social o de interés colectivo; los expertos consideran que se trata de un espacio emblemático de los que ?hacen ciudad? y tampoco se debiera hacer oídos sordos a la decisión unánime (a propuesta del PSOE) de todos los Grupos Parlamentarios Aragoneses en relación al destino de la cárcel de Huesca una vez desafectada ni incumplir uno de los puntos del Programa de Gobierno del tripartito (PSOE, PAR, IU) en el que se acordaba la reversión del edificio y solar de la cárcel a la ciudad de Huesca para uso público del inmueble y terrenos. Además, la propia Ley del Patrimonio Cultural de Aragón dice literalmente que ?el Patrimonio Cultural no está concebido en esta Ley de forma estática, sino que pretende posibilitar que las generaciones presentes y las venideras gocen de un marco jurídico que posibilite y fomente la creación cultural y la formación dinámica de nuevo patrimonio?.

Cada vez queda más patente que para Fernando Elboj el patrimonio, más que una oportunidad, es un problema. Por otra parte aceptar el agravio comparativo que supone el convenio entre la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, la SEIEP, SA y el Ayuntamiento de Huesca con respecto al que se acordó en Zaragoza nos da a entender la capacidad de negociación del Alcalde, convenio que desde nuestro punto de vista es imprescindible modificar.

Comentarios