El Mercado Medieval de Jaca abierto en horario nocturno

2005081818 hilanderas.jpg

Los juglares, malabaristas, faquires y acróbatas, además de todo tipo de maestros artesanos, han tomado las calles del Casco Histórico de Jaca, transformado en un gran mercado medieval. La cita se enmarca en el Festival Internacional en el Camino de Santiago y como una de las novedades de este año destaca la apertura del mismo y la realización de actividades de animación callejera hasta las 23:00 horas.

El Mercado, dividido en tres zonas, que se corresponden con las culturas que convivieron en el Camino de Santiago en la Edad Media (cristiana, árabe y judía) está registrando una gran afluencia de público. Miles de jaqueses y visitantes se lanzaron al casco para recorrer y conocer las más de cien paradas y la quincena de talleres que este año integran el mercado, el mayor, en tamaño y calidad, de los habilitados en Jaca.

Además, este año el evento incluye numerosas actividades de animación callejera, entre las que cabe destacar, por el éxito que ya están teniendo, los paseos a lomos de dromedarios y burros. Los primeros forman parte de la recreación del Zoco árabe que se ha habilitado entorno a la plaza Ripa, donde se ha instalado una haima y una crepería, entre otras paradas dedicadas a la gastronomía. Los segundos, se pueden reservar en la antigua judería de Jaca, alrededor de la plaza el Marqués de Lacadena.

Igual que las paradas, y como novedad de la actual edición, las actividades de animación programadas para este año también se realizan en horario nocturno, siendo a las 23:00 horas los últimos espectáculos, mismo horario en que se cierran los comercios y tabernas del Mercado. Esta ampliación de horario está teniendo muy buen acogida.

Numerosos visitantes y vecinos pasean por los puestos y disfrutaban de los pasacalles, acrobacias, representaciones y juegos pirotécnicos que tienen lugar en la plaza de la Catedral. Entre los espectáculos más seguidos, el ?Gran Torneo?. Una representación teatral cómica, a cargo del grupo ?Cremallera?, en la que un caballero medieval y su sirviente han hecho las delicias de pequeños y mayores.

El Mercado Cristiano se encuentra ubicado al rededor de la Catedral jaquesa, plaza y calle San Pedro y calle Santa Orosia. El emplazamiento reúne una serie de artesanos y artesanas que muestran sus habilidades y enseñan, al público en general, las peculiaridades de algunos antiguos oficios. Así, junto a la entrada de la Catedral se encuentra un grupo de hilanderas, pertenecientes al colectivo de Hilanderas Mayores de Almudevar. Junto a ellas, pero en la sección sur del recinto eclesiástico, otra hilandera, pero en esta ocasión trabajando en una rueca del Medievo. ?La dinámica es más o menos sencilla, una vez tintada la lana, se trabaja en la rueca para transformarla en un material más fino y para que posteriormente se pueda manejar con facilidad y elaborar las prendas que se quiera?, señala la artesana.

En la misma plaza, se pueden ver talleres algo más habituales: un alfarero, un cantero y un maestro tallador, que realiza impresionantes bustos en madera. El tiovivo medieval, realizado con madera y que funciona a pedales, y el escribano, además de la amplia y variada oferta gastronómica (embutidos, patés, quesos o repostería), gran parte de la cual se elabora ?in situ? y que procede, mayoritariamente, de localidades que por las que discurre el Camino de Santiago, incluyendo el territorio francés, completan la oferta de talleres y demostraciones que pueden contemplarse en el Mercado Medieval de Jaca.

Comentarios