Miles de viviendas y proyectos turísticos en el Pirineo aragonés

Los valles de Aragón, Tena, Benasque y poblaciones cercanas a puntos de interés turístico se encuentran inmersas en varios proyectos de desarrollo urbanístico. Jaca, Sallent, Biescas, Sabiñánigo, Panticosa y Benasque son algunas de las localidades donde se concentra el mayor número de proyectos. Todo ello va unido a la explosión de proyectos turísticos que se desarrollan en el mundo de la nieve , turismo de naturaleza, cultural, termal o deportivo.

Una larga lista de promotores y constructores se han ido posicionando en los últimos años con la compra de terrenos y con la presentación de proyectos de campos de golf, urbanizaciones, complejos hoteleros y parques de ocio. Además de las viviendas, como se apunta, se están ejecutando varios proyectos turísticos y otros se han puesto ya en marcha . Fadesa, Urbis, Nozar, Ferrovial, Hinaco, FCC

Pirenarium en SAbiñanigo

San Juan de la Peña

Balneario de Panticosa

Golf de Badaguas

Golf de Las Margas

Nuevas zonas urbanas en Sallent

Proyectos en Panticosa

Nuevos polígonos en Jaca y pueblos de la Jacetania

Nuevas urbanizaciones en el Alto Gallego.

Desarrollo de Benasque Nuevos hoteles en zonas como Boltaña

LA JACETANIA

Pendiente de ejecución esta la remodelación urbanística de la zona de la Estación de Canfranc, con la estación que se convertirá en un hotel, y la zona urbanizable contigua, con el proyecto que realizó en su día de Oriol Bohigas

En Jaca en la actualidad hay 10.000 viviendas de segunda residencia. Esta pendiente el proyecto de la zona de la corona de los Cuervos.

Municipios agrícolas como Santa Cilia, también han apostado por las urbanizaciones. Se esta construyendo una urbanización en la entrada del pueblo

En pueblo más curioso de urbanismo de segunda residencia es VIllanúa, que tiene censados 200 habitantes y se han construido más de 4.000 apartamentos.

Los municipios de Sabiñánigo, Panticosa y Benasque, como recogia Nevasport en internet , son algunas de las zonas en las que se está concentrando el desarrollo urbanístico. Estas tres localidades, junto con algunas más de la provincia, ordenarán suelo para al menos 12.000 nuevas viviendas. Este hecho ha provocado un importante movimiento. Nozar, Ferrovial Inmobiliaria y Urbis son algunas empresas que ya han tomado posiciones.

El Pirineo Aragonés se convierte en la 'diana' donde apuntarán muchas de las apuestas de futuro de las empresas del sector inmobiliario. Y no es para menos, ya que el desarrollo urbanístico de la zona está en plena efervescencia. El llamado turismo de nieve y los deportes de invierno, con la demanda inmobiliaria que conllevan, atraen cada vez a más personas y esto ha provocado el crecimiento de este sector en un elevado porcentaje.

A esta situación ha contribuido la transformación y mejora de las comunicaciones del entorno, que permiten la conexión de las estaciones de esquí aragonesas con los principales núcleos de población españoles e incluso franceses. Ante tal perspectiva de expansión, los municipios de la zona han comenzado a preparar la redacción o revisión de sus respectivos Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU).

El nuevo suelo con el que cuenta el territorio supone un atractivo a la hora de invertir y una alternativa perfecta frente a la costa, donde algunos promotores comienzan a apreciar saturación. Además hay que tener en cuenta otros dos factores positivos: la creciente demanda que impera con relación a este sector turístico y el alto recorrido del que disfrutan los precios, ya que actualmente el coste del metro cuadrado oscila entre l20 y 180 euros, según diversas fuentes consultadas.

Dentro del Valle de Tena y enmarcado en el entorno de las estaciones de esquí de Formigal y Panticosa, destaca Sabiñánigo. El municipio contempla la ordenación de 3.500.000 metros cuadrados de suelo fuera del casco urbano, más 2.140.000 metros cuadrados dentro del mismo. En esta cantidad de terreno disponible se estima que podrán levantarse unas 2.500 viviendas. En Panticosa, otra de las localidades de esta zona, se prevé la construcción de 525 inmuebles dentro de los 35.000 metros cuadrados de suelo residencial que ordenó su PGOU.

Otro municipio a tener en cuenta es Benasque, ubicado a pocos kilómetros de la estación de esquí de Cerler. La localidad, en la que se calcula que se puedan construir unas 4.000 viviendas, constituye una excepción en cuanto al precio del suelo. Otras poblaciones enmarcadas fuera del Pirineo pero muy cercanas a él -concretamente en la provincia de Zaragoza- son la Puebla de Alfindén y Villanueva de Gállego. La primera se dispone a ordenar algo más de 720.000 metros cuadrados repartidos en sectores y ha realizado una previsión de 3.500 viviendas. La segunda, que ha aprobado su PGOU recientemente, contempla la ordenación de 600.000 metros cuadrados de suelo residencial para aproximadamente 2.500 casas.

Por el momento, ya son muchas las empresas que han dado el salto ante esta nueva oportunidad de negocio. Por ejemplo, Nozar ha iniciado un proyecto en Sabiñánigo de un total de 390 viviendas entre apartamentos, bajos con jardín y unifamiliares. El plan contempla la utilización de 155 hectáreas, de las cuales 70 irán destinadas a la construcción de un campo de golf de 18 hoyos.

También Fadesa acaba de finalizar una promoción en Jaca de unas 800 residencias. Otras, como Urbis y Ferrovial, tienen intereses en la zona. Incluso alguna empresa extranjera -concretamente británica- buscaría invertir en el Pirineo para poner en marcha un proyecto que contemple la construcción de viviendas y campos de golf. Además tienen presencia numerosas empresas locales.

Comentarios