Benabarre saca a concurso las obras para la tercera fase de la restauración de su conjunto histórico

2005082222 benabarre.jpg

La localidad de Benabarre ha sacado a concurso las obras para la restauración del conjunto histórico de la localidad, compuesto por tres castillos, dos iglesias y una cisterna, que forman en total una superficie de 1.600 metros cuadrados. El solar en el que se encuentran los edificios es conocido como "Fuerte Fusilero", y será restaurado en su totalidad en esta última fase de las obras.

Se trata de un proyecto, según Europa Press, que se inició en el año 1991, con el desarrollo de un estudio de la situación en la que se encontraban las iglesias y los castillos, y a partir del cual se han desarrollado las dos primeras fases del proyecto.

La primera de estas fase consistió en tapar con una cubierta de bronce las partes del techo de la iglesia gótica que podían hacer que el interior sufriera daños en la decoración y en la estructura.

En el año 1992, la segunda fase del proyecto se centró en la mejora de los espacios interiores de la iglesia, en la cual se tuvo que consolidar el edificio en sus cuatro fachadas laterales por lesiones estructurales que estaban poniendo en peligro el edificio, que cuenta con 30 metros de altura y 15 de anchura.

Las obras que el Ayuntamiento ha sacado a concurso ahora, se centran en el llamado "Fuerte Fusilero", y están orientadas a finalizar el interior de la iglesia gótica, en la quedaron pendientes varias pinturas que se descubrieron y una cúpula, además del perímetro que rodea a todo el conjunto.

El presupuesto de licitación de las obras es de 304.830,89 euros, por parte de la DGA, y tienen un tiempo máximo de ejecución de 18 meses.

Más de 11.000 personas visitan cada año este conjunto, que el Ayuntamiento pretende dejar con esta fase más o menos terminado, aunque aun quedaría una parte pendiente de menos importancia, la reconstrucción de las murallas.

Según el Ayuntamiento, se podrían vallar algunas zonas a la espera de la restauración definitiva de todo el conjunto, pero aseguran que "sería interesante poder empezar a utilizar con fines sociales y culturales toda la zona que se restaure cuando acabe esta fase".