“Fiesta de la esperanza” para Jesús Sanz el encuentro de Colonia

2005082222 colonia jóvenes.jpg

Entre el millón de jóvenes procedentes de todo el mundo que ocuparon la explanada de la Virgen en Colonia, Alemania, para ver a Joseph Ratzinger había más de 120 peregrinos de las diócesis aragonesas. Con un estilo diferente al de Juan Pablo II, claro pero profundo al mismo tiempo, el nuevo Pontífice consiguió conectar con la juventud y transmitir un mensaje: «La juventud ha de aspirar a la santidad». El Obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz, ha participado en este encuentro . Jesús Sanz en un mensaje publicado en la web de la conferencia Espiscopal ha señalado que ?ha sido una verdadera fiesta de esperanza, en donde esta Iglesia viva y joven, según la expresión feliz de Benedicto XVI, ha vuelto a llenarse de una lumbre renacida?.

Las edades de los peregrinos oscilaban entre los 15 y 30 años, siendo el grupo más numeroso el de 17 a 24 años, aunque también más adultos. Por diócesis, el mayor número de participantes correspondía a la de Huesca, con más de la mitad, seguida de la de Zaragoza, Teruel, Jaca, Barbastro-Monzón y Tarazona.

Jesús Sanz se refería el día del viaje de la delegación aragonesa a la Jornada Mundial de la Juventud como ?una imborrable vivencia de Iglesia?. En referencia al número de jóvenes de los cinco continentes que han pagado la inscripción en la Jornada ha dicho: ?¿Quién es capaz de reunir a un millón de jóvenes de todo el mundo, qué se les dice, dónde está el interés y qué consecuencias puede tener para quienes acudamos a Colonia??.

A esta pregunta ha respondido: ?Una vez más, Jesucristo y su Evangelio; esta Iglesia que está viva y que es joven -como dijo Benedicto XVI en el comienzo de su Pontificado- serán quienes vuelvan a proponer a los jóvenes del mundo entero una Verdad que nos hace libres, esa Verdad que tiene rostro y tiene nombre y que se corresponde con las exigencias más bellas y nobles de nuestro corazón?.

El lema de esta Jornada de Colonia, ?Hemos venido a adorarle? corresponde a una cita del evangelio de San Mateo y recoge el propósito de los Reyes Magos al acercarse al Niño Jesús. Precisamente las reliquias de los Magos, según una piadosa tradición, se hallan en la catedral de esta ciudad alemana y son veneradas por los fieles.

En este sentido Rodolfo Prieto, delegado de Juventud de la diócesis de Huesca, organizadora del viaje a Colonia, explicaba que ?la civilización del amor ?de la que tanto habló Juan Pablo II- se construye uniendo el Evangelio y la cultura, dando así frutos nuevos para fortalecer la construcción de una nueva Europa. Por eso, cuando lleguemos a Colonia, diremos: ?Hemos venido a adorarle?.

Comentarios