16 casos de legionelosis en la provincia de Zaragoza

Desde el pasado 16 de agosto y hasta este sábado, 27 de agosto, se han notificado en la provincia de Zaragoza 16 casos de legionelosis (11 hombres y 5 mujeres), según los datos ofrecidos por el director general de Salud Pública, Luis Gómez. De ellos, uno no está asociado al resto, ya que no se ha producido en la capital aragonesa y de los otros 15 hay 13 que residen en la zona geográfica de la ciudad en la que se produce el agrupamiento de casos. Tal y como ha explicado el director general de Salud Pública, no hay ingresos nuevos pero la búsqueda activa que se lleva a cabo en estas situaciones ha permitido añadir otro caso más, se trata de un varón de 56 años que ya estaba ingresado. De estas 16 personas que hay en este momento, 13 continúan ingresadas en distintos hospitales. En el Hospital Universitario Miguel Servet hay 10 (6 en planta y 4 en la UCI), en el Hospital Clínico Universitario hay 1, otro está en el Hospital General de la Defensa y el último en un hospital de Murcia. Según la información facilitada por los hospitales, la evolución de los que están ingresados en planta es favorable y en cuanto a los 4 que permanecen en Cuidados Intensivos, su pronóstico es grave aunque permanecen estables. Desde que se activó la alerta epidemiológica, los inspectores de Salud Pública han visitado ya casi medio centenar de instalaciones de refrigeración, de las que 17 han sido suspendidas de manera cautelar. Durante su intervención, Luis Gómez ha lanzado un mensaje de "tranquilidad a la población y especialmente para los niños", ya que tal y como ha recordado nunca se han dado casos en nuestra Comunidad Autónoma. En este sentido, ha hecho hincapié en que todos los casos de legionelosis tienen patologías previas asociadas y que no se ha producido entre personas cuya presencia en la zona es ocasional o que trabajan allí. La Dirección General de Salud Pública nada más conocer la agrupación de casos inició las medidas de vigilancia epidemiológica y control ambiental indicadas y permanece en contacto tanto con el Ministerio de Sanidad y Consumo como con el Ayuntamiento de Zaragoza, además de haber establecido ya las notificaciones establecidas en estos casos. Por su parte, la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, anunció ya su intención de comparecer ante las Cortes de Aragón. El Servicio Aragonés de Salud y otros servicios asistenciales están en alerta para notificar bajo sospecha nuevos casos. La hipótesis de partida con la que trabaja Salud Pública es una posible fuente de infección en la zona de la que viene el viento respecto al lugar de residencia de los casos detectados. Las torres de refrigeración son las instalaciones más frecuentemente implicadas en la aparición de brotes comunitarios, por lo que inicialmente se comenzó por su inspección, aunque no se descartan otras posibles fuentes. El director general ha subrayado que las medidas de control habituales de las instalaciones de riesgo son muy estrictas y se mantienen bajo control permanente. El Gobierno de Aragón dispone en la actualidad de dos decretos que complementan la normativa nacional y endurecen los requisitos de vigilancia, uno de ellos para el control de legionelosis y otro de biocidas. La legionelosis es enfermedad de declaración obligatoria y urgente en Aragón desde 1996. Es una enfermedad bacteriana de origen ambiental caracterizada por neumonía con fiebre alta. Esta neumonía no se distingue clínicamente de otras neumonías atípicas y suele requerir la hospitalización del paciente. El periodo de incubación es normalmente de 2 a 10 días, siendo más frecuente en personas de edades comprendidas entre los 40 y 70 años, siendo muy rara en los niños. El riesgo de contraer la enfermedad depende del tipo e intensidad de la exposición a la bacteria, así como del estado de salud del individuo, aumentando en las personas inmunodeprimidas. Su tratamiento se basa en la administración de antibióticos que presentan gran eficacia. La infección por legionela puede adquirirse fundamentalmente en dos grandes ámbitos, el comunitario y el hospitalario. En ambos casos la enfermedad puede estar asociada a varios tipos de instalaciones y de edificios, y puede presentarse en forma de brotes/casos agrupados, casos relacionados y casos aislados o esporádicos. El ámbito natural de la legionela son las aguas superficiales formando parte de su flora bacteriana normal. Se produce básicamente por inhalación de aerosoles que contengan un número suficiente de bacterias, no existiendo evidencia de su transmisión de persona a persona, ni la existencia de reservorios animales.

Comentarios