El curso político en las Cortes empieza oficialmente el 1 de septiembre

2005082828 pleno.jpg

El 1 de septiembre arranca el curso en las Cortes, un arranque que se hará real en el debate sobre el estado de la comunidad, a mediados de mes. Ante esa comparecencia del presidente de la comunidad, Marcelino Iglesias, la oposición pone en lista lo que a su juicio deberían ser las tareas que hay que acometer este curso.

Hay coincidencias entre Izquierda Unida, Chunta Aragonesista y Partido Popular en los temas que el gobierno no ha sacado adelante en la cámara: la ley de las montañas, la de coordinación de policías locales y la de lenguas. Pero cada formación pone el acento en uno de ellos.

Chesús Bernal, de Chunta Aragonesista señala los mismos ?debes?, a los que añade el sueño que duerme el curriculo aragonés y habla sobre todo de la reforma del Estatuto, a su juicio ralentizada por PSOE y PP, y de la ley de financiación.

Para el diputado de Izquierda Unida, Adolfo Barrena, la lista de faltas se completaría con el parón del Plan de Atención a la Infancia y la Adolescencia y la ley de inclusión social.

Los tres grupos suspenden al gobierno en materia de política económica y ponen el acento en la anunciada subida de impuestos y en la trampa que, según dicen, es el céntimo sanitario.

Todos recuerdan que muchos de los deberes pendientes aparecían como compromisos en distintos debates de investidura y que todavía no se han hecho realidad. Además, las tres formaciones creen que debería haber un mayor empuje para que la Expo del 2008 no se quede en algo hueco, sino que suponga réditos positivos para Zaragoza y Aragón.

El gobierno de coalición seguirá unido

A pesar de las diferencias, los grupos de la oposición creen que el gobierno de coalición PSOE-PAR seguirá unido y que no habrá roces de aquí al final de la legislatura.

Las tres formaciones han puesto sobre la mesa las diferencias, a su juicio, notorias que hay entre los socios. Más evidentes en asuntos como la Ley de Coordinación de Policías Locales ?el PSOE la quiere, pero el PAR la ralentiza- o las posturas radicalmente opuestas en materia urbanística, como el asunto de La Romareda en Zaragoza. El PAR es partidario de un nuevo estadio, el PSOE de remodelar el actual.

Quien peor ve a las dos formaciones es el PP. Pero su portavoz, Antonio Suárez, no cree que, pese a los roces, cambien las cosas.

Chesús Bernal, de Chunta, habla de un gobierno dormido, sin iniciativa, pero como falta pasión, no habrá cambios.

En Izquierda Unida, lo que denuncian es la hibernación. El gobierno está bajo mínimos en proyectos y empuje y eso que, como dice su diputado Adolfo Barrena, la amplia mayoría de la que disfrutan debería animarles a acometer proyectos ambiciosos, como terminar con la precariedad en el empleo en una comunidad sin paro. Pero no son optimistas, creen que todo seguirá igual.

Comentarios