2005, el año seco en Huesca

2005090303 vadiello.jpg

El siglo XX tuvo en el conjunto nacional y también en la provincia de Huesca un periodo seco que ha sido recordado en numerosas ocasiones. Fue a mediados de la pasada centuria. Este siglo XXI ya tiene también desde un inicio un año seco, el 2005. Esta sequía ha afectado a todo el territorio peninsular pero de una forma especial a la margen izquierda del Ebro en Aragón, esto es, a la provincia de Huesca. De hecho, la capital oscense se ha salvado de grandes problemas de abastecimiento merced a las obras de emergencia para la traída de agua desde el Canal del Cinca.

Los peores augurios se han cumplido y el embalse de Vadiello ha llegado al fatídico último hectómetro cúbico de agua, en el que la calidad de ésta decae. Mínimo histórico en este embalse y en otras regulaciones del Alto Aragón. La palabra bombeo se está utilizando mucho en este año 2005, porque Huesca se abastece ahora con agua bombeada desde el Canal del Cinca.

Los manantiales y barrancos se han secado, en algunos casos ya en los primeros meses del año. Las poblaciones que no están en el área de influencia de los grandes sistemas de riego (Riegos del Alto Aragón y Canal de Aragón y Cataluña) han tenido que buscar medidas alternativas para no quedarse sin agua.

En Riegos del Alto Aragón se augura una cosecha en este año catastrófica, con base en el dato del agua utilizada en este ejercicio (un 40 por ciento de la correspondiente a un año normal). Los embalses van a quedar completamente vacíos en cuanto a su capacidad útil.

En el Canal de Aragón y Cataluña se ha podido salvar la campaña. No obstante, se ha tenido que realizar el sacrificio de la autorrestricción en el consumo. También ha sido esencial la medida de elevar agua desde el río Noguera Ribagorzana para regar 17.000 hectáreas de terreno. Ello ha permitido liberar caudales de Barasona.

La preocupación ahora se orienta hacia los próximos meses. Si no llueve por encima de la media de años precedentes volverá a haber problemas.