La Guardia Civil lleva el verano de rescate en rescate

2004041010 rescates.jpg

Durante este verano el trabajo ha vuelto a ser intenso y todos los días se ha tenido que realizar algún rescate. Lamentablemente en los últimos tres meses 14 personas fallecían en estos accidentes y en lo que va de año la cifra se eleva a 19. En junio se contabilizaron unas 35 salidas y en julio y agosto la cifra superó las 70 intervenciones, cada mes.

El aumento de los accidentes en montaña en los últimos años ha sido tan importante que ha obligado también a incrementar el personal en las unidades de rescate de la Guardia Civil, además de incorporar la presencia de los médicos especialistas en montaña para atender en el mismo lugar de los accidentes a los heridos.

Su labor no sólo se limita a rescatar heridos en alta y media montaña o sierras exteriores, sino que además colaboran en la evacuación de personas que habitan en pueblos del Pirineo de difícil acceso y en accidentes laborales que se producen también en cualquier zona de la montaña.

Las cinco unidades de montaña que dependen de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca que hay en la provincia están repartidas en Benasque, Boltaña, Panticosa, Jaca y Huesca. En total son 54 personas las que componen estas unidades a las que hay que añadir los 13 efectivos que forman la Unidad de Helicópteros que cuenta con un aparato, aunque se ve reforzado en verano por un segundo helicóptero en la zona de Benasque.

Las unidades están divididas en secciones, grupos y equipos que se denominan técnicamente sección, GREIM y EREIM. En Jaca hay un total de 16 componentes, 14 en Boltaña, 13 en Benasque, 6 en Panticosa y 5 en Huesca. Al mando de la sección hay un teniente, de los grupos de montaña hay un suboficial y de los equipos hay un cabo. Son 54 personas, incluidos los mandos.

Respecto a la Unidad de Helicópteros UHEL-41, la dotación está formada por 7 pilotos, 4 mecánicos, una persona en plana mayor y 2 conductores. En total 13 personas, incluidos los mandos que tienen al frente un capitán. La tripulación de alerta está formada por 2 pilotos, un mecánico y un conductor que es el encargado de conducir el camión cisterna para poder repostar el helicóptero, si es necesario. Las intervenciones de la unidad de helicópteros se elevan a 1.696 salidas en los últimos 10 años.

En verano se ve reforzado por un segundo aparato en la zona de Benasque y Boltaña, donde se contabilizan casi el 50% de los rescates efectuados durante los meses estivales que suele ser el periodo de más actividad para estas unidades. El aumento de los rescates con el helicóptero se ha incrementado de tal forma que en el año 1986, cuando se puso en marcha el servicio, se realizaron 54 intervenciones y actualmente la cifra ronda los 300.

Las unidades de rescate e intervención en montaña de la Guardia Civil han realizado en los últimos 10 años un total de 2.326 actuaciones con 3.681 personas evacuadas. La media anual de la última década ha sido de una persona rescatada al día, o lo que es lo mismo 368 al año, en los 232 rescates realizados como media también cada año. Cifras verdaderamente espectaculares y que desde el año 1999 han ido sufriendo un aumento anual importante.

Las principales causas de accidentes (cerca de un 70%) siguen siendo las imprudencias, dejando claro la diferencia que hay entre montañeros de invierno y de otras épocas, como el verano, donde el Pirineo es frecuentado por muchos turistas sin experiencia en salir a la montaña.

Desde el grupo de rescate de la Guardia Civil se realizan una serie de recomendaciones para salir a la montaña, entre ellas, que se tenga prudencia y se realicen las actividades según el grado de preparación de cada persona. Que se informen sobre el recorrido que van a realizar o contraten guías de montaña. Que consulten la previsión meteorológica y lleven el teléfono móvil para avisar en caso de accidente o extravío. También se recomienda salir en grupo de tres o más personas y llevar el material adecuado.

Comentarios