462.000 euros para la restauración de monumentos en Aragón

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte destinará más de 462.000 euros a la recuperación y restauración de la Iglesia del Salvador de Murrillo de Gállego (Zaragoza), la Ermita de Nuestra Señora de Loreto en Cantavieja (Teruel), el Castillo de Maella (Zaragoza) y la Iglesia de Santa María la Blanca en Berbegal (Huesca).

Así, con el acuerdo aprobado por el Consejo de Gobierno, se destinarán 201.603 euros a la consolidación interior de la Iglesia Parroquial de El Salvador de Murillo de Gállego, declarado Bien de Interés Cultural en 1946. Se trata de un voluminoso edificio fruto de tres fases constructivas bien diferenciadas: construcción de una cabecera románica con tres ábsides alineados y cripta (siglo XII), una ampliación posterior con crucero y transepto, también realizados en piedra sillar (siglo XIII) y una segunda ampliación en época renacentista, que incorpora un tramo a los pies, una galería aragonesa de arquillos, sacristía, baptisterio y torre en el ángulo noroccidental.

Además, se destinarán 70.251 euros a los trabajos de restauración de la decoración mural de la Ermita de Nuestra Señora de Loreto en Cantavieja. La ermita es un edificio del siglo XVIII que sigue la tradición mariana extendida en la zona del Maestrazgo y Sierra de Gúdar de devoción a la traslación de la casa natal de la Virgen. El interior está decorado en sus bóvedas por unas pinturas murales realizadas al óleo a principios del siglo XVIII, que serán restauradas ahora.

Por otra parte, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte invertirá 91.518 euros para la recuperación de un parámetro de la muralla del lado sureste del Castillo de Maella, que ocupa la parte alta de una loma que domina toda la población, con vistas sobre el río Matarraña.

Por último, se destinarán 98.914 euros a la consolidación de la Iglesia de Santa María la Blanca de Berbegal, edificio construido en la primera mitad del siglo XII, con posteriores modificaciones en los siglos XIII, XVI y XVII y declarado Bien de Interés Cultural en 1975. Tiene planta de basílica con tres naves y tres ábsides semicirculares.