UGT Aragón apuesta por abrir al diálogo social el debate sobre la Sanidad

La Comisión Ejecutiva de UGT Aragón ha tomado una resolución sobre la financiación de la sanidad. Esta se ha producido en la primera reunión de la Comisión Ejecutiva Regional de UGT tras el periodo estival.

UGT Aragón defiende que es necesaria una propuesta del Gobierno para mejorar la financiación del sistema, pero no comparte que ésta se resuelva a través de parches vinculados a impuestos indirectos que lo único que hacen es aumentar la desigualdad fiscal. También ha precisado que el debate, debería abrirse a los agentes sociales y no limitarse tan sólo a la financiación, sino que sería preciso abrir una mesa de diálogo social donde se trate, entre otras cosas, de reforzar el fondo de cohesión, la cobertura de las necesidades sanitarias y la búsqueda de una financiación más equitativa que garantice igual acceso a la prestación sanitaria en el conjunto del Estado.

Si embargo nos encontramos ante un trampa a la que nos han abocado las políticas fiscales y sociales de los últimos años. Por un lado, se ha aplaudido desde muchos ámbitos la reducción de impuestos directos, lo que supone la disminución de ingresos en la caja común. Por otro, se han transferido las competencias sanitarias a las Comunidades autónomas con una valoración económica a la baja. Todo ello se traduce en que el esfuerzo que hace el Estado no cubre las necesidades sociales existentes y que el peso de las inversiones esté alejado, en más de un punto, de la media de la Europa de los 15.

Pero también es preciso que desde la vertiente del gasto se establezcan mecanismos de control y evaluación de la calidad del servicio y de la evolución del gasto.

Lo que está claro, es que es necesario determinar una mayor aportación pública, homologable con la UE, para garantizar la cobertura del derecho sanitario En este sentido, la suficiencia del modelo de financiación debe determinarse con una mayor dotación del Fondo de la Seguridad Social para la Cohesión del Sistema Nacional de Salud a través de la recaudación. La cohesión y la solidaridad entre territorios deben contemplar factores correctores como el envejecimiento, la dispersión o la nueva realidad de la migración.

En este sentido, el acuerdo sobre la financiación de la sanidad no debe acabarse en la Conferencia de presidentes del próximo sábado. Este ha de ser el primer paso para seguir hablando en la Mesa del Diálogo social donde se han de tener en cuenta otros criterios para que la reforma de nuestro sistema sanitario no sólo se centre en un debate económico o impositivo, si no que se tenga en cuenta otros criterios como la equidad y solidaridad de todos los ciudadanos.