Triunfo de Antonio Ferrera y Paulita en Barbastro

2005090808 Paulita.JPG

Los dos toreros salieron a hombros tras cortar tres orejas cada uno. No tuvo tanta suerte Javier Valverde que cortó una oreja a su segundo y al que le correspondió el peor lote de la tarde, aunque también salió a hombros tras cortar dos orejas al sobrero que fue lidiado por los tres toreros.

Los toros de la ganadería de Ortigao Costa fueron nobles, bien presentados, aunque escasos de fuerza y con desigual juego. Destacó el cuarto. El empresario Ignacio Zorita sacó al ruedo el sobrero que fue lidiado por los tres toreros para cerrar el festejo ya que no podía volver al campo por la lengua azul. Media entrada en las tendidos en una tarde nublada y con lluvia en la parte final de la corrida.

Antonio Ferrera abrió plaza con un toro noble. Destacó en banderillas y realizó una tanda limpia de naturales por los dos pitones. Mató de media estocada tendida lo que le valió una oreja a petición del público. En su segundo toro, el mejor de la tarde, volvió a poner banderillas y estuvo bien con el capote y la muleta, aunque sin grandes destellos de calidad. Remató la faena con un pinchazo y una estocada casi entera. Se le concedieron dos orejas y salió por la puerta grande.

Le acompañó Antonio Gaspar ?Paulita?. El torero zaragozano estuvo muy voluntarioso y entregado durante toda la tarde. A su primero le sacó una buena tanda de naturales destacando con la muleta. Mató de un pinchazo y estocada tendida. Se le premió con una oreja. En el segundo estuvo bien con el capote y discreto en su faena, si bien una estocada entera le sirvió para conseguir dos orejas y acompañar a Ferrera en la salida a hombros.

Completaba el cartel el albaceteño Javier Valverde que no tuvo suerte con su lote y que además no estuvo bien ni con la muleta y menos con el acero. En el primero sólo se puede destacar su buena voluntad. Mató mal y necesitó cinco descabellos para dar muerte al toro. En el segundo consiguió un apéndice, si bien tampoco se pueden destacar muchas cosas. Tampoco mató bien, con tres descabellos y al final el público le regaló una oreja.

Se cerró la tarde con el sobrero que el empresario Ignacio Zorita cedió para que los tres coletudos cerrarán el festejo lidiándolo conjuntamente. Al final fue Valderde quien le dio muerte. La presidencia le concedió dos orejas a petición del respetable y la terna salió a hombros.