En Formigal se destaca que “en Aragón se está haciendo investigación “de primera línea”

2005091515 alumnos cursosfisica.JPG

El director del curso,?Retos de la Física en el siglo XXI?, el decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, Antonio Elipe, ha afirmado en Formigal, en los cursos Pirineos, que ?en Aragón se está haciendo investigación ?de primera línea?, y que la Universidad de Zaragoza es puntera en campos como el de la pilas de hidrógeno, ?y ha supuesto un cambio importante la creación de la consejería de Ciencia, aunque el propio consejero es consciente de que todavía no se dedica la suficiente inversión?.

Elipe ha destacado que ?las líneas tratadas en el curso de Formigal tienen un ?futuro espectacular?, por lo que se pretende también animar a los nuevos licenciados a trabajar en ellas. En este sentido, el director del curso señala que el dinero que se destina a la investigación en España sigue siendo bajo si se compara con los países de su entorno, pero que también se están realizando esfuerzos importantes?.

Con la celebración de este curso, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo se suma a la celebración del Año Internacional de la Física, con el que se conmemora el llamado ?año milagroso? de Einstein, que en 1905 publicó cinco de sus trabajos más importantes, entre ellos la teoría de la Relatividad; aunque en lugar de volver la vista a sus trabajos, se ha optado por ?mirar al futuro?.

Este curso esta intentado responder algunas preguntas sobre la viabilidad actual y a corto plazo que tienen tecnologías como los motores de hidrógeno, que usan un combustible inagotable y no contaminante, o qué nuevos materiales se pueden conseguir trabajando con moléculas.

Así, las primeras sesiones se han dedicado a las nuevas fuentes de energía, como las pilas de hidrógeno, que puedan sustituir al petróleo, que Antonio Elipe recuerda que se puede agotar antes de 80 años. Es el caso también de la nanotecnología, que consigue nuevos materiales manipulando átomos y que ya se está utilizando para construir piezas como válvulas cardiacas o prótesis de huesos de gran resistencia y que no producen rechazo del organismo.

Antonio Elipe subraya esta misma incidencia en la vida cotidiana en las ponencias dedicadas a las grandes instalaciones de investigación o la física de sistemas complejos. Por ejemplo, participa el director científico del Gran Telescopio de Canarias, que con su diámetro de 10 metros de lente es el segundo más grande del mundo; pero la tecnología que España ha desarrollado para ponerlo en marcha tiene también aplicaciones como en el acristalado de rascacielos. Por su parte, los sistemas de ecuaciones permiten prever el movimiento de las masas de nubes.

El decano de la Facultad de Ciencias señala que las cuestiones que se están tratando van a ser fundamentales para el bienestar social y ecológico, aunque todavía no se sepan sus incidencias prácticas, ?pero también cuando se inventó el automóvil no era rentable ni práctico?.