El colegio San Vicente de Paúl de Barbastro, pionero en España, satisfecho por el Premio Príncipe de Asturias

La congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl ha recibido el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2005. El primer centro de esta congregación en España es el ubicado en Barbastro, desde el que se ha mostrado gran satisfacción por la consecución de este galardón.

La madre superiora de esta congregación en Barbastro, Sor Rosario Marín, ha apuntado que recibir este premio supone ?un gran reconocimiento a la labor desempeñada por tantísimas generaciones de hijas de la caridad en diferentes puntos de España y del mundo?.

El de Barbastro es el primer centro en España de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. En sus inicios, el centro se encontraba en la zona del Arrabal, posteriormente en la Calle Academia Cerbuna y ahora en el Camino Real de Zaragoza. Tiene una vida en la Ciudad del Vero de aproximadamente 225 años en los que según la misma Rosario Marín se realiza una ?gran labor educativa?.

Con este galardón se reconoce la extensa labor humanitaria y social que abarca diferentes obras y servicios con el trabajo con niños de la calle, jóvenes sin apoyo familiar o social, víctimas de la guerra, refugiados, enfermos, disminuidos físicos y mentales, drogadictos o presos entre otros.

Noticia que el obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, ha recibido con ?gran alegría, dado el trabajo callado que desempeña esta congregación, presente en 93 países de los cinco continentes, siempre a favor de los más necesitados, enfermos y ancianos?.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, se ha mostrado satisfecho con todo lo que supone este reconocimiento para la Ciudad del Vero, lugar en el que se construyó el primer centro de la congregación, y para las propias hermanas que hoy en día continúan desarrollando su labor en Barbastro y en el Somontano.