ASFAED realiza una conferencia en Jaca con motivo del Día Mundial del Alzheimer

El próximo miércoles 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. El lema de este año es «Diagnosticar la demencia, el primer paso hacia la ayuda». La Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer de la Jacetania (ASFAED), constituida el pasado mes de abril, ha organizado con motivo de esta jornada, una charla-coloquio que tendrá lugar el próximo martes 20 de septiembre en el Salón Rapitán del Palacio de Congresos de Jaca, a partir de las 20.00 horas. La charla, titulada: «La enfermedad de alzheimer: Vivir sin recuerdos», será impartida por la médico especialista en geriatría Teresa Morlanes y tendrá un carácter divulgativo. En su exposición, la doctora se centrará en los últimos avances científicos en el tratamiento del alzheimer y en las medidas de apoyo a familiares y cuidadores.

La enfermedad de alzheimer es actualmente uno de los tipos más comunes de demencia en todo el mundo y representa entre el 50 y el 60 por ciento de todos los casos. Por demencia se entiende todo síndrome cerebral degenerativo y progresivo que afecta a la memoria, el pensamiento, el comportamiento y el estado emocional de la persona. Se calcula que en la actualidad hay 11 millones de personas aquejadas por la enfermedad en todo el mundo y los especialistas consideran que de no encontrarse una cura efectiva, esta cifra podría duplicarse en los próximos 25 años. Se estima que actualmente una de cada 10 personas mayores de 65 años la padecen.

El alzheimer es una enfermedad progresiva y autodegenerativa. Se caracteriza principalmente por la pérdida de la memoria, el deterioro de la capacidad verbal, una actitud indiferente ante la vida y la pérdida del sano juicio; sin embargo, el paciente suele conservar sus funciones motoras.

Existen diez señales básicas de alerta que son consideradas como los principales síntomas de la enfermedad de alzheimer: Pérdida de la memoria que afecte a actividades laborales; dificultad para desarrollar tareas familiares; problemas con el lenguaje; desorientación en tiempo y espacio; carencia de sano juicio; presentan problemas con el pensamiento abstracto; pérdida de objetos; cambios de estado de ánimo o conducta; cambios de personalidad repentinos; pérdida de la iniciativa.

Los especialistas todavía no han podido llegar a conclusiones definitivas sobre los orígenes de la enfermedad de alzheimer. La edad y los factores familiares de riesgo se han identificado como posibles causas. El diagnóstico oportuno y la evaluación adecuada de la enfermedad es fundamental ya que en muchas ocasiones este padecimiento puede confundirse con otras afecciones mentales que causan demencias susceptibles de recibir un tratamiento que detenga su avance, de ahí la importancia de que sea un especialita quien emita el diagnóstico, puesto que la enfermedad de alzheimer comparte con otras demencias varias de sus características, aunque cabe señalar que en algunas de ellas la diferencia que permite determinar el diagnóstico es el grado en que se presenten dichas deficiencias.

Si bien no se cuenta aún con un tratamiento curativo para esta enfermedad, existen medicamentos que parecen aliviar los síntomas en algunos casos. Por otra parte, el ritmo de las investigaciones se ha acelerado, lo cual ha dado lugar a un grupo de medicamentos en fase de investigación. Los medicamentos con los que hoy se cuenta no detienen el avance de la enfermedad, no obstante, son administrados al paciente con la finalidad de ayudar a que su vida personal sea menos difícil al disminuir la depresión, la agitación y la somnolencia común durante todas las fases de la enfermedad. Asimismo, las intervenciones destinadas a los familiares pueden reducir la angustia, tanto de quien se encarga del paciente como la persona misma aquejada por la enfermedad y retrasar su ingreso en una institución, cuando existe esa posibilidad.