Vuelven a ver a la leona en el término municipal de Lupiñén

2005091919 Lupiñén.jpg

Francisco Javier Latorre creía a su mujer, Paquita Escario, cuando ésta afirmaba que en la tarde del sábado 10 de septiembre, una leona pasó junto a ella, corriendo, mientras estaba junto a la balsa que tienen en su finca, el conocido como Castillo de Algás. Ahora lo puede asegurar, pues este pasado sábado, a las 7 de la tarde, Francisco fue también testigo del devenir del felino por la zona. Desde su coche, pudo verlo durante 8 ó 10 minutos, mientras el animal deambulaba a unos 30 ó 40 metros. Sin cámara de fotos, no pudo tomar ninguna instantánea. Ahora, se ha comprado una. Además, ha presentado un escrito al ayuntamiento de Lupiñén, en el que solicita al alcalde que se adopten las medidas necesarias para proceder a la captura del animal.

El animal se encontraba en esta ocasión, muy cerca de donde fue avistado la vez anterior. Era la zona de Picalvo, junto a la huega de Algás, Castejón y Alerre, y cerca de otra balsa de agua. Cuando finalmente, Francisco puso en marcha el coche, el felino salió corriendo. En el escrito presentado en el ayuntamiento, Francisco Javier Latorre asegura que vio perfectamente dicho animal a una distancia aproximada de entre treinta y cuarenta metros, y constató que se trata de una leona, sin ningún tipo de duda o error. Recuerda que en el entorno de su torre se puede apreciar una multitud de huellas del animal, y añade que, de las actuaciones realizadas por el Seprona de la Guardia Civil, no ha apreciado que se estén tomando medidas eficaces para su resolución.

Por todo ello, el testigo de este hecho, que recuerda que tan sólo le lleva a denunciar esta situación, el peligro que este felino puede suponer para la zona, ha pedido al ayuntamiento de Lupiñén que, en calidad de responsable de la Protección Civil en su término municipal, se dé por enterado de los hechos y adopte las medidas necesarias para proceder a la captura del animal.

Y añade, finalmente, que, ante la necesidad que tiene de frecuentar la zona, se reserva las medidas necesarias de autoprotección contra dicho animal, en caso de volver a verlo, así como las medidas legales que procedieran si, por no tomar en consideración esta denuncia, se produjera una desgracia personal.