La Diócesis de Lérida deberá devolver las piezas de arte en un plazo de treinta días

El decreto de la Sagrada Congregación de los Obispos de Roma, una vez estudiado el informe realizado por el mediador, Silverio Nieto, ordena a la Diócesis de Lérida que en un plazo de treinta días debe devolver a la Diócesis de Barbastro-Monzón las ciento trece piezas de arte que se encuentran en depósito en la Diócesis de Lérida. La Santa Sede siempre había dado la razón a la Diócesis de Barbastro-Monzón en los distintos recursos presentados por la Diócesis de Lérida con el fin de evitar la devolución de las piezas de arte.

El Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, ha mostrado su satisfacción por este decreto, al mismo tiempo que ha señalado que es definitivo y reconoce la propiedad de un número importante de piezas que pertenecen a la Diócesis de Barbastro-Monzón.

La decisión de la Santa Sede consta de cinco puntos, según ha explicado José Mora, Vicario Judicial de la Diócesis Barbastro-Monzón: Aceptar en su mayor parte la relación de bienes concretos del patrimonio que ha presentado la Diócesis de Barbastro-Monzón como bienes que pertenecen en propiedad y deben devolverse a sus legítimos propietarios la actual Diócesis de Barbastro-Monzón, determina que un número de elementos no deben pasar a la Diócesis Barbastro-Monzón porque no se ha probado que le pertenezcan, un número de bienes que se ha razonado que pertenecen a la Diócesis Barbastro-Monzón pero que no se conoce donde se hallan deberán ser entregados en caso de que aparezcan, la devolución de los bienes a la Diócesis de Barbastro-Monzón se debe hacer por la Diócesis de Lérida en un plazo de treinta días, y la Diócesis de Lérida deberá comunicar a la Sagrada Congregación antes de terminar dicho plazo de treinta días que ha cumplido lo ordenado en el decreto.

La Diócesis Barbastro-Monzón había reclamado ciento treinta y nueve piezas, de las que ambas partes estaban de acuerdo en cincuenta y siete. Once piezas no se han podido identificar y la Diócesis Barbastro-Monzón no ha podido probar su pertenencia en el resto. El delegado de patrimonio de la Diócesis Barbastro-Monzón, Enrique Calvera, ha señalado que en el conjunto de las ciento trece piezas hay de todos los estilos, épocas y distintos valores artísticos.

El alcalde de Barbastro y presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, ha realizado una valoración positiva tras lo que considera ha sido mucho tiempo ?dando vueltas a este asunto?, al mismo tiempo que ha manifestado que esta resolución la estaban esperando desde hace muchos años.

En 1995 se aprueba la nueva división eclesiástica, que viene a acomodar los límites de las Diócesis con los administrativos. En el año 1998 ante la petición de la Diócesis de Barbastro- Monzón de que sean devueltas las obras de arte, el Obispado de Lérida deja constancia de que va a defender que sigan en su Museo Diocesano. Los distintos recursos presentados por la Diócesis de Lérida para evitar que el patrimonio regresara a su lugar de origen no han sido considerados por la Santa Sede que siempre ha dado la razón a la Diócesis Barbastro-Monzón. El Nuncio Apostólico en España, Manuel Monteiro, solicitaba a la Santa Sede instrucciones sobre la ejecución del Decreto que obligaba a la Diócesis de Lérida a la devolución de los bienes artísticos a las parroquias de la Diócesis Barbastro-Monzón, que bien podría ser a través de un ?mediador?, entendiendo que la comisión que inició los trabajos no había avanzado todo lo deseado.

El Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, ha manifestado que con esta sentencia concluye este largo proceso que se iniciaba en el año 1995 con la división eclesiástica.