La DPH satisfecha por la futura vuelta de los bienes de la Franja

El anuncio de la Nunciatura de la Santa Sede sobre la devolución del conjunto de piezas del patrimonio religioso aragonés a la provincia de Huesca, ha generado una gran satisfacción en la Corporación Provincial. Es un asunto sobre el que la DPH se había manifestado en numerosas ocasiones exigiendo el retorno de ese material artístico a las parroquias aragonesas.

El presidente de la Diputación de Huesca recuerda que la Institución aludiendo a los distintos acuerdos plenarios y a la correspondencia mantenida con su homólogo de la provincia de Lérida para que no se interfiriera en el proceso de devolución.

Como se recordará, dicho proceso se desencadenó en 1995, cuando se produjo el ajuste de los límites eclesiásticos a los autonómicos y se constituyó la nueva diócesis de Barbastro-Monzón a la que se incorporaron más de un centenar de parroquias altoaragonesas que habían estado integradas en el Obispado de Lérida.

Tres años después, Lajos Kada, nuncio apostólico en Madrid, reconoció a estas parroquias como legítimas propietarias del patrimonio por ellas generado y, en consecuencia, decretó el retorno de las piezas.

A partir de ese momento, tuvieron lugar una serie de recursos por parte de las autoridades eclesiásticas de Lérida, que resultaron infructuosos. El Presidente de la Diputación de Huesca, Antonio Cosculluela, pone de manifiesto que ?hemos respetado escrupulosamente las decisiones que internamente la Iglesia Católica ha ido adoptando en distintas instancias y siempre hemos confiado en que este asunto se resolviera satisfactoriamente?. Asimismo, añade que ?el tiempo nos ha dado la razón; había que dejar trabajar con tranquilidad al mediador nombrado por el Vaticano?.

Según Antonio Cosculluela, a partir de ahora habrá que esperar a que se cumpla ?en tiempo y forma, el decreto de Silverio Nieto?, juez eclesiástico nombrado mediador por la Santa Sede para dictaminar las piezas y el plazo en que debían retornar dichos bienes.

Para el máximo responsable de la Institución provincial, ?todos debemos felicitarnos por el hecho de que 113 piezas retornen al Altoaragón; es importante desde el punto de vista patrimonial y lo es también desde el punto de vista social, porque es conveniente que continúen las fluidas relaciones que las gentes de nuestra provincia han venido manteniendo con la vecina Lérida?.