Fiesta, tradición y deporte en la XXI Carrera del Pollo de Monzón

Este domingo a las nueve de la noche la Avenida Goya de Monzón será, un año más, el escenario por el que discurra la Carrera del Pollo que alcanza su edición número veintiuno. En esta ocasión participarán 15 atletas de Monzón y provincia, entre ellos, Eliseo Martín, que disputará por undécima ocasión esta prueba en la que acumula diez victorias.

Esta carrera a pie que José Antonio Adell, director de la misma, define como ? una simbiosis entre fiesta, tradición y deporte? está aderezada por otros ingredientes como la música, que pondrán las charangas y peñas de la ciudad, y las primas a los corredores, donde se intentará batir el record establecido en 1.999 de 152.000 ptas. (913,54 euros).

Estas carreras pedestres, en las que se cubre una distancia de 8 a 10 kilómetros, tuvieron su auge según ha explicado Adell a esta redacción a finales del siglo XIX y ya en el siglo XX en las décadas de los 20 y 30 y en los años de la post-guerra, donde en Aragón, los premios ya no eran pollos sino dinero. En los años 70 decayó su popularidad y fue en los 80 cuando volvieron a recuperarse hasta la actualidad donde sigue manteniéndose su popularidad, sobre todo, en la época estival.

En Monzón la carrera del pollo se recuperó en el año 1985 gracias a Jesús Gazol, por aquel entonces en el Patronato Municipal de Deportes y Ángel Tolsa. Fecha simbólica porque, cuatrocientos años antes, en 1585, se había realizado una carrera pedestre e hípica en las ferias de San Mateo (la primera carrera pedestre de Aragón sobre la que existe documento escrito) con motivo de las Cortes que presidió en Monzón Felipe II.

Otro ingrediente de estas carreras pedestres es la solidaridad. Desde 1994, a lo largo del año, se celebran dos carreras en las que todo el dinero recaudado en primas se entrega a una causa solidaria. La primera edición se desarrolló en Santa Lecina y la última en Fonz donde se recaudaron 42.000 euros aunque el record se estableció en 1997 en Albalate de Cinca donde se recogieron 800.000 ptas. (4.808 euros).

Durante este año, José Antonio Adell, uno de los máximos difusores de este tipo de carreras, ha ido anunciando su despedida como ?animador? de algunas de ellas aunque todavía seguirá un año más coordinando las pedestres de Monzón, Binéfar, Albalate y Esplús. El deseo de Adell es retirarse, definitivamente, en el Cross del Turrón del 2006, carrera que cumplirá su cincuenta aniversario.