La modernización de los regadíos, prioridad dentro de la política del Ministerio de Agricultura

El Secretario General de Agricultura y Alimentación ( MAPA), Fernando Moraleda, ha manifestado que el regadío debe ser sostenible, extendiéndose con criterios que compatibilicen el beneficio económico con el bienestar social y la mejora medioambiental

La prioridad del ministerio es la modernización del regadío en el contexto de una política de desarrollo sostenible, de forma que abarque la conservación y mejora del medio ambiente, la viabilidad económica de las explotaciones y los aspectos sociales de las zonas afectadas.

Fernando Moraleda ha recordado que la superficie de regadío en España, con 3.400.000 hectáreas regadas y casi 4.000.000 de hectáreas regables, soporta la agricultura más competitiva, la que produce más riqueza, la que genera más empleo, y la que proporciona el saldo positivo a nuestra balanza comercial, de forma que el regadío, con el 13 por ciento de la superficie agrícola útil, aporta más del 50 por ciento de la producción final agrícola española.

Sobre el Plan Nacional de Regadíos, el Secretario General ha señalado que debe convertirse en una palanca de progreso para el sector agrario, abriendo nuevas líneas de acceso al mercado, y permitiendo una mayor diversificación de la oferta agroalimentaria, debiendo enfocarse como un instrumento de vertebración del territorio, y como un factor de valor añadido a otras políticas transversales que potencien la mejora del nivel socioeconómico de los pueblos y de sus gentes.

Finalmente, y en relación con la situación geográfica del regadío, Fernando Moraleda ha manifestado que las orientaciones de futuro deben ir el la línea de una inteligente relocalización del agua, que complete el arco de los productos mediterráneos, ampliando la cobertura a algunos cultivos como el olivar y el viñedo, con grandes posibilidades de mercado y con probadas garantías de sostenibilidad.