Se inicia en la provincia de Huesca la temporada de caza de jabalí

2005100101 caza.jpg

Miles de cazadores inician este domingo 2 de octubre la caza del jabalí, una de las piezas más codiciadas, que convierte a Huesca en una de las zonas más atractivas de España para practicar la caza. El pasado año fueron 16.000 los jabalíes abatidos en nuestra provincia lo que sitúa a Huesca como una de las provincias con mayor índice de capturas de todo el país. Este año la novedad más destacada es que los cazadores deberán ir con chalecos reflectantes en las batidas.

La temporada de media veda, finalizada recientemente, ha sido nefasta y es que la sequía también afecta a la caza. Las codornices prefieren zonas más húmedas donde puedan beber y no ha sido un buen año, por lo que puede afectar también al jabalí. Ya en la pasada temporada se pudo observar como los jabalíes recorrían muchos kilómetros debido a la falta de alimento y agua en algunas zonas, especialmente en la montaña, llegando principalmente a las franjas más agrícolas donde se alimentan en los cultivos. En esta ocasión los expertos coinciden en señalar que las piezas no serán de tantos kilos.

El aliciente de cazar en la provincia de Huesca es la posibilidad de conseguir piezas criadas en el ámbito natural y no en granjas, como está sucediendo ahora con el 80% de los animales en otras provincias. Con el inicio de la caza mayor da comienzo la temporada para jabalí, corzo y ciervo.

De las normas básicas que debe conocer cualquier cazador destacamos algunas como realizar un listado cuando la caza se realiza en grupo, señalizar la batida y extremar al máximo las medidas de seguridad en las esperas. Además, el Servicio Aragonés de la Salud advierte de los riesgos de consumir carne de jabalí que no este analizada por un veterinario, ya que existe el riesgo de contraer triquina.

La provincia de Huesca cuenta actualmente con más de 27.000 armas censadas, de las que casi 23.000 están destinadas para caza. El Alto Aragón es una zona donde la caza es una actividad habitual por lo que las licencias y armas censadas para este deporte suponen casi del 90% del total.

Uno de los principales problemas son las redes de furtivismo que se acercan a la provincia y la excesiva comercialización, especialmente del Sarrio, que es el trofeo que mejor se paga. Las autoridades están intentado poner coto a estas redes para evitar la caza furtiva que indudablemente perjudica a los cazadores que cumplen la ley. El intenso movimiento de los animales en plena temporada provoca también múltiples accidentes de tráfico.

Comentarios