Cartas al Director: Hasta luego y bienvenida

Junta parroquial de Biscarrués, en representación del pueblo.

Biscarrués quiere darles las gracias a dos sacerdotes, Rodolfo y Manuel. Gracias por su gran disponibilidad, por su respuesta obediente a la llamada de su obispo, entendiendo que detrás de ella está la voluntad de Dios, pese a que sea, al principio, incomprensible y dolorosa. Una llamada, tantas veces repetida que dice "sal de tu casa, deja tu tierra y sígueme a donde te lleve". Llamada que desgarra el corazón y da alas al alma. Dios es un extraño aliado en esta vida, sorprendente, que te desbarata, para luego hacerte todavía más feliz, aunque suponga dolor. Ahora los dos estáis en el aire, habéis dejado donde estabais establecidos y camináis por el desierto con su sola compañía, esperando conocer a nuevas gentes con las que compartir la vida.

Para ti Manuel nosotros somos los nuevos y te damos la bienvenida, porque como decía, José Mª Alonso "cada pueblo es como un hijo, son todos diferentes y los quieres de corazón". Los dos sabéis muy bien que esta frase es verdad, porque la habéis sentido.

Manuel, tú dejas a tus pueblos del Somontano y subes dispuesto y entregado. Rodolfo, tras seis años de recorrer Ayerbe, Riglos, Santa Eulalia de Gállego, Losanglis, Erés, Piedramorrera y Biscarrués, de reunirte con todos, te vas, y te cuesta, porque la mirada se te acostumbró a la Galliguera y se convirtió en tu horizonte vital.

Animo con el seminario, sabes que te ha tocado porque se te nota que tú eres feliz de cura y se necesitan personas valientes que vivan y digan que la fe en Jesús llena una vida de felicidad y así animar y contagiar a otros muchos y llenar un seminario (u dos, uno de chicos y otro de chicas).

Te decimos "Hasta luego, llévanos en tu corazón portátil" y con la mano aun dolorida por la despedida, se la tendemos a Manuel en señal de bienvenida.

Comentarios