El vino protagoniza el 65% de las ventas de alimentos aragoneses certificados

2005100102 viñas.jpg

Dos de cada tres euros vendidos en 2004 en alimentos aragoneses con calidad certificada (Denominación de Origen o C de Calidad) corresponden a vino de alguna de las D.O. de la Comunidad Autónoma. Así saldrá reflejado en el balance del año pasado que recoge el Departamento de Agricultura de la DGA. El volumen total de ventas, 230 millones de euros.

Las ocho Denominaciones de Origen aragonesas y las 37 producciones acreditadas con la C de Calidad han elevado sus ventas en 2004 hasta situarse en los 230 millones de euros. De estos, el 65%, alrededor de 150 millones, corresponden exclusivamente a las cuatro D.O. de vinos aragoneses, Somontano, Cariñena, Borja y Calatayud, lo que mantiene al vino como producto estrella de la agroindustria aragonesa. Estos datos serán los que contemple el balance de las certificaciones de calidad alimentaria que el Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón tiene en su poder acerca del año 2004.

Las cifras, en incremento, avalan la pujanza del sector del vino, así como los alimentos tradicionales como el jamón de Teruel, el Ternasco de Aragón y la hortofruticultura más tradicional. Casi 800 empresas trabajan ya en Aragón amparadas bajo producción local de calidad certificada en Aragón.

?Los mercados responden, superamos ya lo que somos capaces de consumir en diez veces más, y tenemos que abrirnos al exterior?. Así se confiesa el director general de Fomento Agroalimentario del Gobierno de Aragón, Pedro Orduna, para quien el sector de la alimentación de calidad debe tirar de la agroindustria aragonesa; ?la calidad es la apuesta, el valor añadido y la diferenciación tienen que ser la locomotora aragonesa en el sector para poder competir?. En este sentido, Orduna apuesta por que este compromiso de calidad, aunque sea más caro al principio, sea la base empresarial de la agroindustria aragonesa. ?Tenemos que ayudar a que las empresas incrementen su presencia en el exterior?.

La clave, según el director de Fomento Agroalimentario, ?convencer a los consumidores de que los alimentos aragoneses son saludables, seguros y fiables, como ya estamos convencidos de ello aquí?. A esa labor de promoción deberá seguir un trabajo para diversificar estas cifras, para que el vino reciba apoyos como locomotora de los alimentos aragoneses de calidad. En este sentido, Orduna avala la labor de las tres certificaciones de calidad a punto de convertirse en D.O., entre ellas los quesos de Teruel y la cebolla de Fuentes de Ebro. Serán entonces una decena las localizaciones aragonesas que ya tengan reconocida la máxima calidad alimentaria. ?Aragón apuesta por ello?, recuerda Orduna.

MATERIA PRIMA Y DISTRIBUCIÓN

Dos son las incertidumbres directas que pueden lastrar el crecimiento de la alimentación aragonesa de calidad. La primera de ellas, el hecho de que las cadenas de distribución cierren las puertas a los alimentos aragoneses. ?Sobre todo en los supermercados aquí en Aragón?, recuerda el presidente en funciones de la Asociación de Industrias Agroalimentarias aragonesas, Jesús Cortel. El portavoz pide un mayor compromiso de las cadenas de mediano y gran comercio implantadas en la Comunidad para con las producciones propias. El segundo factor de desestabilización tiene que ver con la propia producción de materia prima; en un año de pertinaz sequía como el actual, la agroindustria aragonesa tiene problemas para surtirse de productos autóctonos; en este caso, Aragón debe importar alimentos, lo que supone un nuevo reto para las fábricas transformadoras para vigilar esa ?calidad, como seguro de futuro? que defienden empresarios y Administración.

Comentarios