La bandera de Huesca ya ondea en la cima del Kullu Eiger

2005100303 Cima---huesca.JPG

La cordada de alpinistas de Peña Guara formada por Pepín Valdivia y Oscar Pérez alcanzaron la cima del Kullu Eiger el pasado día 1 de octubre abriendo una nueva vía en estilo alpino. Tras aprovechar una mejora de buen tiempo consiguieron llegar la cima. Alcanzada ésta y después de realizar las fotos de rigor se encontraron con la sorpresa y al medir la altura observaron que sus datos reflejan casi 300 metros de altitud menos de los 5.645.metros facilitados por la expedición escocesa.

No tuvieron tanta suerte Cecilia Buil y Juan Goyanes que intentaron ascender la cima virgen del pico Trono de 5.800 m de altitud. Alcanzados los 5.300 metros de altitud no pudieron continuar debido a las condiciones adversas con mucha nieve que impide continuar a la cima. Lamentablemente tienen que darse la vuelta. Los cuatro alpinistas se encuentran perfectamente, esperando unos días de buen tiempo ya que si este llega, les puede permitir abrir una nueva vía o alcanzar alguna cima virgen de la zona.

Tal como nos relataron en la última comunicación, en el momento que se produjo una pequeña mejoría del tiempo los cuatro alpinistas partieron para intentar escalar los objetivos que previamente se habían marcado. Fue el día 29 cuando a primera hora de la mañana Pepín y Oscar cargados con todo el material, partían del base con la intención de alcanzar la cumbre del Kullu Eiger en estilo alpino.

Cuando estaban apunto de iniciar la escalada por una nueva pared que prometía mucho más de lo visto anteriormente, se dan cuenta que les falta un martillo, no quedándoles mas remedio que volver al base a buscar esa pieza tan codiciada. La perdida del tiempo les obligó a pasar la noche a 4.300 m de altitud refugiados en una pequeña tienda. La noche es fría y les vuelve a nevar.

Al día siguiente, aunque amanece despejado pero haciendo un frío intenso, inician la escalada a la pared, poco a poco van superando los pasos, ruta que catalogan inicialmente de IV y Vº grado de dificultad y que resulta más rastrera de los previsto ya que en los pasos a superar, algunos de ellos son por terreno herboso con la hierba totalmente congelada y recubierta con hielo verglas. Finalizan la jornada escalando rampas de nieve de 50 grados de inclinación. La tarde se les echa encima y al estar agotados, deciden montar un vivac. La noche no es cómoda están a 4.930 m de altura continua el frío, y les vuelve a nevar intensamente, solución dormir bien juntos.

El día 1 de octubre amanece despejado, se despiertan a las 6 de la mañana, después de intentar fundir nieve para desayunar, tarea difícil ya que el frío no les deja iniciar la escalada. Por los datos que disponen piensan que la pared que tienen por delante es de 600 m., resultando al principio una ruta algo sostenida y con una dificultad media de Vº con algún largo de 6ª ó 6ª+ . Superada la pared, prácticamente están en la cima tan solo les quedan las rampas de nieve finales hasta la cima.

Alcanzada ésta y después de realizar las fotos de rigor viene la sorpresa, miden la altura y observan que sus datos reflejan casi 300 metros de altitud menos que los facilitados por la expedición escocesa de 5.645. metros. Comprobada la columpiada de los escoceses, inician el descenso hasta el vivac donde tienen que pasar la noche. El día siguiente fue empleado para llegar al campo base, ruta de descenso sin complicaciones, aunque debieron realizar algunos rápeles largos.

Al llegar al campo base sólo estaba el cocinero llegando mas tarde Juan y Cecilia, los cuales venían de intentar la ascensión al pico Trono de 5.800 m de altitud (cima virgen). Cecilia y Juan partieron un día más tarde con el objetivo y también en estilo alpino de escalar por una arista de unos 400 metros el pico Trono. Cargados con todo el material necesario para toda la ascensión, el primer día alcanzaron los 4.300 m donde montaron un vivac para pasar la noche.

Al día siguiente emplearon toda la jornada para llegar a los 5.000 metros, las condiciones meteorológicas son las mismas que están padeciendo sus compañeros, mucho frío y nieve por la noche. Como cosa curiosa a contar es la observación cerca de donde vivaquean de la existencia de huellas del leopardo de las nieves.

La escalada la iniciaban este domingo por un espolón mixto de nieve dura salpicado por bloques de piedra. Alcanzados los 5.300 metros de altitud y vista la dificultad que tiene la continuación de la ruta ya que la nieve esta sin transformar lo que les hace hundirse hasta los sobacos y ante el peligro que supone atravesar una pendiente de nieve por encima del glaciar a 5.600 metros ya que su fuerte inclinación la hace muy avalanchosa, se decide regresar al base.

La llegada al campo base no es fácil ya que se encuentran muy cansados y algo frustrados, estado de ánimo que recuperan rápidamente por la alegría que se llevan al encontrarse con Oscar y Pepín y les informan de la apertura de una nueva vía de escalada en el Kullu Eiger

Comentarios