En obras la futura residencia de sacerdotes de Huesca

2005100808 residencia.JPG

Continúan las obras para convertir en Casa Diocesana y Residencia Sacerdotal el antiguo convento de las Siervas de María. Los trabajos comenzaron el pasado mes de agosto, con la limpieza del solar de la parte trasera del inmueble y la realización de catas arqueológicas. La duración prevista de estas obras es de un año.

La empresa constructora es Caminos y Construcciones Civiles. Por el momento, se ha vaciado totalmente el interior de lo que fue el edificio del convento. Tan sólo se ha conservado la capilla, algo que solicitaron las Siervas, cuando marcharon de Huesca. Este edificio se convertirá en residencia de sacerdotes. En la actualidad, los sacerdotes más mayores ocupan varias estancias del antiguo Seminario, que adquirió el ayuntamiento de Huesca, y que posteriormente cedió a la universidad de Zaragoza. En un futuro próximo, se remodelará para dar servicio precisamente a la Universidad. Se espera que, en un año, como máximo, las obras del antiguo convento estén concluidas.

Por otro lado, se está esperando el resultado de las catas arqueológicas, que se realizaron en lo que era el patio trasero del convento. Allí existe la pretensión de construir un nuevo edificio, que servirá como biblioteca y salón de actos, en el que tendrían cabida unas cien personas. Este espacio se utilizará para distintas actividades pastorales.

El convento se está remodelando de forma que, en la planta baja queden una capilla y una sala. En las otras plantas se redistribuirán, tras tirar los tabiques actuales, 10 habitaciones, una sala, una cocina y un comedor. En el nuevo edificio de tres plantas, se ubicarán las bibliotecas del Seminario y del Obispado, además de alguna sala de consulta y el salón de actos citado. Parece claro que la Iglesia en Huesca necesita nuevos espacios, y este antiguo convento los ofrece.

Las obras corren a cargo de la empresa Caminos y Construcciones Civiles.

Comentarios