Nueva Evangelización y vocaciones sacerdotales, reto de la Diócesis de Huesca

2005101010 plan pastoral.jpg

El Plan Pastoral 2006-2008 fue presentado por el obispo de Huesca, Jesús Sanz, en el transcurso de la Jornada Diocesana, celebrada el pasado sábado. En él se destacan como puntos fundamentales, el retomar con entusiasmo la Nueva Evangelización, ahondar en la riqueza de la liturgia, los sacramentos, la catequesis y la caridad. El Plan Pastoral, que consta de tres partes, guiará los trabajos de las parroquias, arciprestazgos, movimientos, asociaciones y grupos que forman la Iglesia en Huesca.

La primera parte, escrita por el Obispo, se titula ?Nuestro punto de partida: la Gracia del Señor? e invita a retomar con entusiasmo la Nueva Evangelización. La segunda parte del Plan concreta las líneas de acción pastoral en torno a tres bloques: el Encuentro con el Misterio de Dios (renovación de personas y comunidades), la Unidad en la Comunión del Cuerpo de Cristo (organización diocesana) y el Envío a la Misión con la fuerza del Espíritu (la Evangelización). La tercera fase hace referencia a la puesta en marcha del Plan diocesano, es decir, cómo trasladarlo a las distintas realidades.

Entre los objetivos que se han marcado para este curso 2005-2006 figuran intensificar la formación integral de un laicado adulto, responsable y comprometido; potenciar varias pastorales, como la rural, familiar y juvenil, social y caritativa; y promover las vocaciones específicas, especialmente al ministerio sacerdotal. La fomración integral del laicado pasa por impulsar la Escuela Diocesana de formación cristiana, constituir un Instituto Superior de Ciencias Religiosas y organizar cusillo de Doctrina Social de la Iglesia y un aula de actualidad, que trate los temas que se hablan en la calle y en los medios de comunicación.

En cuanto a las vocaciones eal ministerio sacerdotal, el plan para este curso propone pedir por las vocaciones en las Misas, Laudes y Vísperas de cada día, y especialmente los primeros domingos de mes, acercar a los seminaristas a los jóvenes y a la diócesis, procurando su integración en Pastoral Juvenil, así como participar en las actividades que organice la Delegación de Pastoral Vocacional, especialmente en el Día del Seminario.

El Plan de Pastoral Familiar porpone plantear la organización de jornadas y celebraciones dedicadas a la familia o trabajar con las familias el despertar religioso de los niños, entre otras cuestiones. En Pastoral juvenil se plantea profundizar en la coordinación entre catequistas y animadores, u ofrecer a todos los jóvenes de la diócesis que se confirmen la posibilidad de continuar el proceso de fe, insertándose en movimientos y grupos cristianos. Finalmente, en lo que hace referencia a la pastoral en el campo social y caritativo, se acordó seguir avanzando en el trabajo con inmigrantes y transeúntes.

Comentarios