La Federación Internacional de Biatlón felicita a Candanchú por su futuro estadio

2005101212 candanchú.JPG

Las obras del estadio de biatlón de Candanchú avanzan a buen ritmo. Desde mediados de junio se están realizando estas obras que financia el Gobierno de Aragón en su mayor parte y que está previsto que finalicen a principios del mes de noviembre. Se trata del primer estadio de biatlón que va a existir en España, y unos de los mejores en Europa si tenemos en cuenta las medidas de seguridad con las que cuenta. En cuanto a su capacidad va a contar con 27 calles de tiro, con lo que podrá albergar hasta Campeonatos del Mundo. El presupuesto inicial se va aumentar en unos 48.000 euros.

La Federación Internacional de Biatlón ha conocido esta semana de primera mano cómo van esas obras y es que uno de sus representantes, Franks Berger, responsable de un estadio de biatlón de Austria, sede de pruebas de Copa del Mundo, ha estado en la estación de Candanchú y el balance de la visita es muy positivo. Eduardo Roldán, director de la estación invernal que va a contar con el primer estadio de estas características en España, ha reconocido que Berger les ha felicitado porque el estadio cumple con todas las normas internacionales y les ha dicho que ?van por el buen camino?.

Sin embargo, Roldán quiere ir más allá, y no se conforma con tener uno de los mejores estadios de Europa, ?hay que darle salida y convertirlo en una instalación insignia a nivel internacional?. Por eso hayq eu darle utilidad. NO cabe duda de que su principal objetivo a corto plazo el el FOJE de Jaca de febrero de 2007, pero antes y después habrá que utilizarlo e ir concienciando a la Federación Internacional de este deporte de que España puede albergar pruebas del más alto nivel.

En el aspecto técnico, el estadio, que está ubicado en el circuito de fondo de Candanchú, a unos 1600 metros de altitud, tiene unas medidas de dos campos de fútbol, con la zona de tiro que tiene 50 metros de ancho y otro tanto de espacio libre. De longitud el estadio tiene una capacidad de 27 calles de tiro, ampliables a 30, que serían el número que se exige para celebrar unos Juegos Olímpicos. Las paredes laterales son de una altitud de 10 metros y la seguridad está garantizada. Sin duda se trata de uno de los estadios más seguros de Europa. Aunque su presupuesto inicial era de 300.000 euros, al parecer se ha pedido una ampliación de unos 48.000 euros para acabar esta primera fase. En la segunda fase se contempla una posible ampliación, con una zona de carpas y una posible zona de gradas u otro tipo de ubicación para el público.

Además del biatlón de invierno la zona se presta y así lo quieren sus responsables, para ser utilizada durante todo el año. Así, al margen de la modalidad de biatlón tanto de invierno como de verano, se podría pensar en un centro de Alto Rendimiento en Alta Montaña, situado a más de 1600 metros de altitud, donde se podrían entrenar todo tipo de deportes.

Esta ha sido la primera visita de un responsable de este deporte e anivel internacional, pero no será la ñultima. Las obras continúan pero la gran obra de movimiento de tierras ya está casi acabada, ahora empezarán los trabajos de infraestructuras, equipamiento, etc.

Comentarios