Cartas al Director: Precio de los carburantes

CC.OO.

Según informa el Instituto Nacional de Estadística, durante el mes de septiembre los precios subieron seis décimas, tanto en Aragón como en España. La inflación se ha disparado, alcanzando el 3,8% interanual en nuestra comunidad, una décima por encima de la española. En lo que va de año, Aragón ha visto incrementados sus precios en un 2,3%, notándose claramente la incidencia del incremento del precio del crudo.

Con el fin del periodo vacacional, y como se observa en los meses de septiembre, los precios de los alojamientos turísticos y del sector del ocio se reducen (un 13,2% los hoteles y un 8,7% los viajes organizados), lo cual compensa el incremento de los precios del grupo vestido y calzado (un 3,2 y un 3,8% respectivamente) consecuencia del inicio de una nueva temporada, la vuelta al colegio de los niños y el incremento del precio de los libros, aunque este ha sido muy inferior al del año anterior (un 1.8% en lo que va de año). El grupo transporte se incrementa en un 2,2%, debido a la importante subida de los productos energéticos: la variación interanual de la electricidad, gas y otros combustibles alcanzó el 8,9% en Aragón (0,9% más que la media nacional).

La inflación subyacente, que no recoge la influencia al menos directa de los precios de la energía, sube dos décimas en Aragón, una más que en España, y se sitúa en el 2,5% interanual, igualando la nacional.

Si este fuerte incremento de los precios en septiembre es debido al impacto de las espectaculares subidas del precio del crudo, y considerando el carácter volátil de las mismas, el efecto se dejaría de notar a medio plazo. Esto siempre que no se afiance el mismo en los sectores subyacentes (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos). Y que esto no suceda, depende de la eficiencia de dichos sectores, la cual no parece probada. Es aquí, en la mejora de la competitividad y eficiencia de estos sectores, donde el Gobierno debería incidir con medidas económicas enérgicas.

CC.OO. Aragón comprueba con mucha preocupación el creciente diferencial de precios con la zona euro, que ya alcanza 1,2 puntos, y que resta competitividad a nuestros productos de cara al exterior. Considera que el Gobierno aborda la resolución de estos problemas a través del proyecto de PGE 2006 con medidas tímidas e insuficientes. Al final, parece que la única forma de ganar competitividad en las empresas sea la de reducir el salario a los trabajadores.

Comentarios