Tomaz Humar, un auténtico superviviente de la montaña

2005101818 hubert.JPG

El alpinista esloveno ha estado en Huesca donde ha ofrecido una espectacular proyección audiovisual en la que recoge su trayectoria como montañero cargada de emociones y de dificultades ya que un grave accidente casero estuvo a punto de costarle la vida e impedirle volver a la montaña, su gran pasión. Su última experiencia en el Naga Parbat donde estuvo aislado durante seis días de mal tiempo en una repisa de la temible pared del Rupal hasta que pudo ser rescatado le ha convertido en un ídolo en su país y actualmente está considerado como uno de los mejores escaladores del mundo.

Humar, aduanero de 34 años de la ciudad de Kamnik, es uno de los alpinistas más destacados de Esolovenia. Hace 6 años recibió la más alta condecoración estatal por haber conquistado el Dhaulagiri, en el Himalaya. Entre sus escaladas más espectaculares figura realizar una vía en el Capitán en Yosemite en solitario que le costó 15 días.

En declaraciones a Radio Huesca Digital indicaba que su vida cambió totalmente tras tener que ser rescatado en el Nanga Parbat donde estuvo al borde de la muerte y que ahora quiere concentrar toda su energía en las próximas escaladas. ?El éxito es regresar de la montaña?, comentaba Tomaz Humar.

Una grave accidente cuando estaba construyéndose una casa en Eslovenia estuvo a punto de costarle la vida. Graves lesiones en las piernas que le provocaron trombos y ataques al corazón, llegando a estar en coma. Estuvo en una silla de ruedas durante tres años y los médicos le comentaron que se olvidara de su afición a la montaña y al frío, pero su pundonor le ha permitido seguir adelante.

Tomaz Humar, uno de los alpinistas de referencia a nivel mundial en estos momentos, apareció en los principales medios de comunicación este verano a causa del espectacular rescate del que fue objeto en agosto. Dos helicópteros paquistaníes lograron rescatar al alpinista esloveno, que se encontraba atrapado desde hacía más de seis días en una cavidad de hielo, a una altura de 6.000 metros, en la montaña de Nanga Parbat, en la cordillera del Himalaya

La complicada acción de rescate fue efectuada por la tripulación de dos helicópteros militares paquistaníes, sin la necesidad de que participase en la operación un equipo especial suizo que, con ese fin, había viajado desde Europa. Humar fue rescatado después de que lograra agarrar la cuerda que le lanzaron desde el helicóptero. Se trató de una de las acciones de salvamento más complejas en la historia del alpinismo, ya que el helicóptero no podía aterrizar y debía mantenerse estable en el aire para tirar una cuerda al accidentado.

Está claro que con su trayectoria montañera y sus experiencias se ha convertido en un auténtico superviviente. Tomaz Humar llegaba a Huesca de la mano de Peña Guara acompañado por el alpinista español Carlos Suárez y con la colaboración de Guara Deportes de Aventura donde firmó autógrafos y posters a todos los aficionados al montañismo.

Comentarios