Nace el Observatorio de Medio Ambiente de Aragón

2005101919 firma sindicatos.jpg

El Gobierno de Aragón, sindicatos y empresarios ponen en marcha el Observatorio de Medio Ambiente de Aragón. El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha firmado un convenio con CREA, CEPYME, UGT y CCOO para la creación de esta oficina, recogida en el Plan de Gestión Integral de los Residuos de Aragón (GIRA).

El Observatorio de Medio Ambiente se plantea como objetivos fomentar el diálogo entre los interlocutores sociales y las instituciones en materia de medio ambiente relacionado con el sector productivo aragonés; promover la mejora de la protección del medio ambiente por parte de las empresas instaladas en Aragón; así como favorecer la participación de los trabajadores en las actuaciones, todo ello destinado a la prevención y reducción de los residuos.

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha firmado un convenio con la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), la Confederación de Empresarios de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa (CEPYME Aragón), la Unión General de Trabajadores de Aragón (UGT) y la Unión Sindical de Comisiones Obreras de Aragón (CCOO) para la puesta en marcha del "Observatorio de Medio Ambiente de Aragón". Se trata de una iniciativa recogida en el Plan de Gestión Integral de los Residuos de Aragón (GIRA), dentro del programa de prevención. En el acto han participado el presidente de CEPYME Aragón, Aurelio López de Hita; el secretario general de CREA, Fernando García de Leániz; y los secretarios generales de UGT-Aragón, Julián Lóriz, y de CCOO-Aragón, Julián Buey. De esta manera, el observatorio tiene como objetivo el desarrollo de políticas activas de prevención en coordinación directa con la Unidad Técnica de Apoyo, junto a la que desarrollará funciones de asesoramiento, formación y sensibilización incluso en la implantación de experiencia piloto. El observatorio impulsará la adecuada integración de los distintos aspectos medioambientales en la gestión empresarial (residuos, vertidos, emisiones, certificación ambiental de los Sistemas de Gestión Medioambiental, adecuación a la normativa vigente y de nueva aparición...) fomentando al mismo tiempo la aplicación de las mejores técnicas disponibles, la adopción de buenas prácticas y la formación de empresariado y trabajadores. El pasado 11 de enero se aprobó el GIRA, con objeto de minimizar la generación de residuos, maximizar su puesta en valor, coordinar la gestión de los diversos flujos de residuos, planificar la intervención directa y optimizar los medios para que cada residuo se gestione con el mayor respeto el medio ambiente. La aprobación de este plan fue la culminación de un proceso participativo en el que trabajaron conjuntamente agentes sociales, empresas, sindicatos, ayuntamientos, comarcas y asociaciones ambientales, de forma que todos los sectores de la sociedad implicados reconocieron y aceptaron su responsabilidad en relación con las prácticas de gestión de residuos más sostenibles.

Comentarios