Cumbre en la CREA sobre comunicaciones transfronterizas

La CREA reunirá el próximo miércoles día 26 a dirigentes empresariales y expertos en infraestructuras de España, Francia y Portugal en una jornada sobre comunicaciones transfronterizas. La Confederación quiere extender fuera de Aragón el debate sobre unos pasos que limitan en la práctica el mercado único europeo y disminuyen la competitividad empresarial en toda la UE

La Confederación de Empresarios de Aragón (CREA) dedicará una ambiciosa jornada al análisis de la conveniencia de abrir más pasos fronterizos dentro de la Unión Europea, con especial atención a los situados entre España y Francia. La sesión, que será inaugurada por el Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, y clausurada por el Presidente de CEOE, José María Cuevas, y el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán; reunirá a dirigentes patronales, expertos en infraestructuras y destacados empresarios de España, Francia y Portugal.

Con esta jornada, la CREA quiere abrir el debate sobre la necesidad de comunicaciones transfronterizas dentro de la Unión Europea más allá del localismo con el que se ha tratado muchas veces este tema sin afrontar su verdadera importancia como pieza clave para la existencia real de un mercado único y competitivo europeo. Por ello, la CREA considera que la UE debe hacer frente a su responsabilidad en esta materia y asumir competencias de forma que las infraestructuras necesarias para la ordenación territorial y económica europea se fijen en Bruselas y no dependan de intereses nacionales, regionales, colectivos particulares o de los acuerdos puntuales entre estados, del mismo modo que en España los ejes de comunicación con implicaciones nacionales son competencia del Estado y no de las Comunidades Autónomas.

Las comunicaciones terrestres han condicionado siempre la relación social y económica entre personas y países. Hoy lo siguen haciendo también en el seno de la UE. De hecho, la escasez de pasos terrestres transfronterizos entre estados europeos, tanto carreteros como ferroviarios, y su posible colapso en breve tiempo limitan derechos fundamentales como la libre circulación de personas y mercancías, al tiempo que actúan como freno del potencial de crecimiento económico europeo puesto que generan un sobrecoste para las empresas contrario a su competitividad.

Se trata, por tanto, una tema muy importante para los empresarios, cuyo mercado natural es el conjunto de la Unión Europea tanto para compras como para ventas, y que genera gran preocupación dado el elevado periodo de maduración que requiere cualquier infraestructura (siempre más de una década), la elevada cantidad de fondos implicada y la congestión que ya existe. La mejora de las comunicaciones entre los países miembros constituye, además, uno de los objetivos de la Agenda de Lisboa para potenciar el crecimiento económico europeo.

Comentarios