Boné: “El plan de depuración es un hito hacia la gestión integral de los ríos”

El consejero de Medio Ambiente ha expuesto en el Consejo de Europa la experiencia aragonesa en el tratamiento de las aguas. Ha dicho que es ?ejemplo de cooperación con 172 ayuntamientos, lo que sitúa a Aragón a la vanguardia en la gestión del agua en Europa". Ha señalado que "el Plan Especial de Depuración de Aguas Residuales de Aragón es un hito ejemplar hacia el objetivo final de una gestión integral de los ríos y del agua" y ha reivindicado una "gestión coordinada y concertada de los ríos, descentralizada, cercana al territorio, en el seno de la unidad de cuenca, como apuestas por garantizar la cantidad y calidad del agua que Aragón necesita para su futuro".

Así lo ha expuesto en el Congreso de Autoridades Regionales y Locales del Consejo de Europa, que se ha celebrado en Estrasburgo, y donde el Gobierno de Aragón ha sido invitado para exponer sus iniciativas más novedosas en gestión de los ríos. En este sentido, Boné ha presentado el Plan Especial de Depuración como "ejemplo de colaboración entre el Gobierno de Aragón y 171 ayuntamientos, que va a permitir a los municipios, especialmente los más pequeños, afrontar su obligación de depuración las aguas residuales, lo que redundará en beneficio de la calidad ambiental de los ríos y de la propia calidad de vida en el territorio".

Boné ha calificado el Plan de "innovador, ya que permite financiar una inversión sin precedentes en Aragón, de más de mil millones de euros, mediante fórmulas imaginativas de contratos de concesión de obra pública, ya que de otro modo sería inasumible económicamente para una Comunidad tan dispersa y de tan baja población".

CANON DE SANEAMIENTO

Alfredo Boné ha recordado que "este hito es posible gracias a un instrumento valiente y eficaz como el Canon de Saneamiento, un impuesto ecológico y solidario, aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos aragoneses en el año 2001, y que permite aplicar el principio de recuperación de costes de la Directiva Marco de Aguas".

En este sentido, ha señalado que "todas las instituciones tienen que estar a la altura de las circunstancias y aplicar este principio de recuperación de costes, porque así nos lo exige la responsabilidad, la normativa europea y la apuesta por el desarrollo sostenible, del que todos hablamos mucho pero que hay que aplicar con medidas concretas y valientes". "Aunque pueda resultar más populista evitar tributos, los ciudadanos cada vez son más conscientes de que lo realmente caro es no afrontar nuestras obligaciones, porque estamos poniendo en riesgo el futuro de las generaciones futuras". Además, ha recordado que "los apercibimientos de la Unión Europea a los territorios que incumplan la Directiva de Aguas pueden derivar en severas sanciones y pueden suponer la pérdida de fondos europeos, como ha sucedido ya en algunos casos en Aragón".

APUESTA ESTRATÉGICA

Para Boné, "la defensa de la calidad de las aguas es una apuesta estratégica para Aragón, ya que nos permitirá cumplir con nuestras obligaciones antes del plazo fijado para 2015". "Aragón no puede esperar al 2015 -ha señalado- porque los territorios que se sitúen en cabeza en la adecuada gestión del agua, y dispongan de este recurso en cantidad y calidad, estarán en posición de ventaja para el desarrollo social y económico respecto a otros". El consejero de Medio Ambiente considera que "las conclusiones del Congreso celebrado en Estrasburgo respaldan la política del Gobierno de Aragón". "Todos estamos de acuerdo en que las Directivas deben inspirar las políticas globales generales, pero lo importante es dar con los mecanismos de gestión concretos en cada territorio, que den solución a los problemas reales de cada tierra, con un control público y modelos de gestión del ámbito privado". Boné ha destacado que "Aragón está a la vanguardia en los modelos de gestión del agua en Europa". El Congreso "La gestión del agua: una responsabilidad compartida" está coauspiciada por la Asamblea Parlamentaria y el Congreso de Autoridades Regionales y Locales del Consejo de Europa, con sede en Estrasburgo.

La conferencia ha sido inaugurada por el secretario general del Consejo de Europa, Maud de Boer-Buquicchio, y ha contado con la asistencia, entre otros, del presidente del Consejo Mundial del Agua, Loic Fauchon, y diputados de asambleas y concejos como los de París, Treviso o Alsacia.

Comentarios