En otoño, Biescas abre sus puertas

Juan Manuel Fonseca

Este fin de semana Biescas vuelve abrir sus puertas como cada año con su Feria de Otoño. En esta edición el cartel anunciador y la portada del programa es la foto de un picaporte, ese instrumento para cerrar de golpe las puertas y ventanas, pero en esta ocasión es la aldaba y el llamador de la bienvenida a los números visitantes y participantes que todos los años se acercan a esta feria , convirtiendo la localidad pelaire en un gran recinto para mayores y pequeños.

Si algunos pensaban que esa imagen del picaporte nos deja solo en el recuerdo, añoranza y tradición, van desencaminados, porque desde su Comité Organizador, y algunos ya son más que veteranos, tienen la máxima de la creatividad, como la causa principal del cambio. No hay nada más erróneo que separar la creatividad del cambio, porque tienen una relación de causa efecto.

Se necesita coraje para crear porque la creatividad implica riesgos personales, sociales y económicos. Y cada año se lanzan nuevos retos y nos encontramos con la segunda edición del concurso de quesos, la realización de un taller de quesos para estimular la iniciativa privada y conseguir crear una marca propia de este producto para el Alto Gállego y ahora, el siguiente paso, contar con una institución ferial, con su propia autonomía que nos abra las puertas a otras iniciativas. Y es que el mejor tónico para estimular el coraje es una meta, con la cual se esté apasionadamente comprometido y lo suficientemente fuerte para hacerlo seguir adelante. Una Feria de Otoño que nos brinda en dos días un amplio programa de actividades, degustaciones, stands, juegos y exposiciones para toda la familia. Y para algunos, se requiere aún más coraje para resistir las críticas que despertarán las nuevas ideas.

Comentarios