Voluntarios de Alcoa acondicionan un área de recreo en Puente Sardas

Alcoa Sabiñánigo se suma a la Semana del Voluntariado que la compañía celebra estos días en todo el mundo con un plan Acción de sus trabajadores solidarios, quienes dedicarán la mañana, de este sábado 22, a acondicionar una parcela contigua al colegio público del Puentes Sardas donde los niños suelen jugar después de clase. Alcoa respalda esta iniciativa solidaria de sus empleados con una aportación de 3.000 dólares al AMPA del centro docente.

Padres y empleados de Alcoa limpiarán la parcela de suciedades acumuladas y matorrales, rellenarán el suelo con grava y lo aplanarán para evitar la formación de charcos. Una vez completadas las tareas, todos los participantes compartirán un almuerzo ofrecido por el AMPA en el colegio.

Esta iniciativa de un nutrido grupo de trabajadores de la fábrica de aluminio del Alto Aragón se encuadra dentro de la Semana del Voluntariado de Alcoa, jornadas solidarias comprendidas entre el 17 y el 22 de octubre en las que participan 185 centros de producción y 6.000 empleados de todo el mundo.

Para celebrar esta semana solidaria, la planta de Sabiñánigo ha desarrollado otras actividades internas, como un homenaje a los trabajadores de la fábrica que han participado en los programas solidarios Acción y Bravo durante los últimos doce meses. Asimismo, durante toda la semana, se han proyectado vídeos y exhibido una muestra de fotografías de las actividades realizadas por los grupos de voluntarios.

Con la celebración de la Semana del Voluntariado y los planes Acción y Bravo, Alcoa fomenta y premia las iniciativas de solidaridad de sus empleados. La compañía rinde igualmente homenaje a las organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan en las diferentes comunidades para mejorar las oportunidades en educación, salud y seguridad de los niños y sus familias, o contribuyen a la sostenibilidad del medio ambiente.

Alcoa, líder mundial del sector del aluminio, cuenta en Sabiñánigo con una fábrica de productos laminados de alto valor añadido, como la hoja fina o foil, que exporta a los mercados europeos de envase y embalaje, cosmética y decoración de más alta exigencia en calidad; y a la fundición de tochos para extrusión.

Comentarios