Aragón exige a la Unión Europea que salvaguarde el sector horto-frutícola

Aragón ha suscrito un documento aprobado por la Asamblea de las Regiones Hortofrutícolas conocido como "Llamada de Lérida" en el que se exige a la Unión Europea "firmes decisiones políticas" y se pide "urgentemente" la aplicación de medidas de apoyo que permiten restaurar la viabilidad económica de las explotaciones de este sector. El documento explica que mientras que el sector de frutas y hortalizas representa entre el 15% y el 17% de la producción agrícola europea, sólo se beneficia del 3,5% de las ayudas de la Política Agraria Común europeas. La Asamblea de las Regiones Hortofrutícolas considera que, al margen de su importancia económica, el sector desempeña un papel fundamental en el mantenimiento del empleo de numerosas zonas rurales y ayuda a mantener una alimentación equilibrada y favorable de la salud, lo que lo convierten en un sector "clave" de las regiones de la Unión Europea. La "Llamada de Lérida" destaca el deterioro que durante los años 2004 y 2005 han sufrido los productores de frutas y hortalizas europeo con campañas de producción especialmente difíciles y precios por debajo de los costes de producción. Según la Asamblea de las Regiones Europeas Hortofrutícolas, esta situación se ha producido por varios factores: - Los desequilibrios estructurales a los que la Organización Común de Mercado de frutas y hortalizas no ofrece respuestas adaptadas. - Una ausencia total de medidas de gestión preventiva de crisis capaces de corregir desequilibrios coyunturales que tienen repercusiones importantes sobre la renta de los productores. - Una competencia creciente de las importaciones de los países terceros en el mercado europeo, siendo ineficaces o no utilizados aquellos mecanismos existentes y que pretenden asegurar la preferencia comunitaria de los productos de la Unión Europea. - Disparidades sociales y económicas importantes en una Europa ampliada para un sector donde las cargas correspondientes a la mano de obra representan entre el 40 y el 60% de los costes de producción. - Una gran distribución que practica precios elevados a los consumidores, lo que constituye un factor de bloqueo importante al desarrollo del consumo. Según el documento respaldado por el Gobierno aragonés y el resto de regiones europeas hortofrutícolas, "los productores de frutas y hortalizas tienen la convicción de que la Unión Europea les abandona completamente". Además, considera que la disminución del número de explotaciones de frutas y hortalizas se acelera e implica una erosión rápida de la producción europea, volviéndose cada vez más dependiente de los países terceros. La Asamblea de Regiones Hortofrutícolas, de la que forma parte Aragón, manifiesta que la ampliación continua de la UE, la próxima instauración de una zona de libre comercio euromediterránea, la prosecución del mantenimiento de la protección comunitaria en el marco de la Organización Mundial del Comercio y el desarrollo de acuerdos bilaterales o multilaterales "son actos políticos que tienen un impacto considerable sobre el sector, ya que la UE concentra el 25% de los flujos mundiales de las importaciones, frente al 21% de Estados Unidos y el 19% de Asia". Por ello, la "Llamada de Lérida" reivindica el mantenimiento de la preferencia comunitaria, una utilización efectiva de las cláusulas de salvaguardia y el conocimiento fiable de las importaciones. Asimismo, se exige la adopción de medidas correctivas a la altura de los perjuicios sufridos para perpetuar las producciones. EL SECTOR EN ARAGÓN Aragón cuenta con unas 50.000 hectáreas de cultivos frutales (manzana, peral, melocotonero, albaricoque, cereza y ciruelo), cuya producción está concentrada en los regadíos tradicionales del Jalón y del Bajo Cinca, los regadíos de La Litera y las modernas elevaciones del Bajo Ebro en la zona de Caspe-Mequineza. En los últimos 15 años, la superficie dedicada a frutales ha crecido en Aragón un 15%, mientras que la producción lo ha hecho un 81%. Si bien todas las especies han aumentado su producción, el aumento es particularmente significativo en el caso del melocotón -se ha triplicado-y de la cereza -que se ha duplicado--. En Huesca, la producción más significativa es la de melocotón y nectarina. En Teruel, la de melocotón y en Zaragoza la manzana, melocotón y pera. La producción anual de fruta en Aragón muestra una tendencia creciente, debido fundamentalmente al incremento de los rendimientos por unidad de superficie y como consecuencia de las mejoras tecnológicas. La producción de fruta aragonesa representa una importante parte del total nacional. Así, la superficie de fruta dulce cultivada en Aragón, unas 40.000 ha, supone la quinta parte de la superficie total nacional. En términos de producción la participación es similar. Somos la primera Comunidad Autónoma en cuanto a superficie de producción de cereza, y la segunda en cuanto a melocotón, pera y manzana. Por lo que respecta a las hortícolas, Aragón cuenta con unas 10.000 hectáreas, regadas en su práctica totalidad y con una producción superior a las 190.000 toneladas. La mayoría de estas hectáreas están ocupadas por guisantes, tomate, patata, cebolla, pimiento, judía verde y otros como espárragos o coliflor. La fruta representa el 10% de la Producción Final Agraria de Aragón -unos 320 millones de euros--, mientras que las hortalizas representan el 4% de la Producción Final Agraria de Aragón -unos 53 millones de euros--. Las frutas y hortalizas mueven el 14% de la Producción Final Agraria de Aragón -unos 370 millones de euros--.

Comentarios